Mundo

Continúan las obras de restauración en el Santo Sepulcro, fruto del acuerdo entre las tres comunidades cristianas: greco-ortodoxa, católica y armenia

Fray Patton, custodio de Tierra Santa: "Las obras pretenden convertir el Santo Sepulcro en un entorno que tenga la dignidad estética que merece”

Restauración del Santo Sepulcro.
photo_camera Restauración del Santo Sepulcro.

Las obras de restauración del Santo Sepulcro continúan, fruto del acuerdo histórico entre las tres comunidades cristianas (greco-ortodoxa, católica y armenia) que residen en la “iglesia de la resurrección”.

El lunes 27 de septiembre, en el convento de San Salvador de Jerusalén, el comité técnico científico encargado del trabajo presentó a los líderes de las tres Iglesias los avances de los estudios de viabilidad y los plazos de ejecución previstos. 

La alegría de las comunidades cristianas 

“Esta segunda fase es fundamental porque marca un paso más hacia la culminación de las obras de restauración del Santo Sepulcro que permitirá el día de mañana, tanto a los peregrinos como a los que celebramos en el Santo Sepulcro, entrar en un entorno que tenga la dignidad estética que merece”. Así lo comentaba el Custodio de Tierra Santa, fray Francesco Patton.

“Es la iglesia más importante del mundo y tiene un valor simbólico extraordinario, ya que es la única iglesia del mundo donde celebramos los greco-ortodoxos, los armenios y nosotros los católicos – añadió –. El paso de hoy marca la continuación de la cooperación entre nuestras tres comunidades, que no es solo material, sino que es un signo de ecumenismo, un signo extraordinario para toda la Iglesia”. 

“Hoy estamos contentos: habíamos empezado las obras de restauración en el pasado y estábamos un poco preocupados, porque queríamos continuar – afirmó el patriarca greco-ortodoxo de Jerusalén, Teófilo III –. No era posible haber empezado la restauración de la tumba de Cristo sin completarla correctamente. Contamos también con nuestros expertos de la Universidad de Atenas y estamos listos para ofrecer nuestra experiencia, y sé que desde hace tiempo están cooperando con la Universidad Sapienza de Roma en diferentes áreas.  Es una buena noticia que continuaremos las obras de restauración del Santo Sepulcro y creo que esto es una contribución importante de la Iglesias cristianas para conservar y mantener el especial estatus cultural, religioso y político de la Ciudad Santa de Jerusalén”.

Los expertos trabajan en varias instituciones: la Fundación Centro para la Conservación y Restauración de Bienes Culturales “La Venaria Reale” de Turín (CCR), el departamento de Ciencias de la Antigüedad de la universidad “La Sapienza” de Roma y el Politécnico de Milán, informa Custodia.org 

Más de dos años

Según ha comunicado el comité científico, en 26 meses está previsto completar las obras de restauración, aunque durante ese periodo se estudiarán nuevas soluciones que podrían acortar el tiempo de intervención.

Después de la primera fase de restauración, que concluyó en 2017 – en la que el Sagrado Edículo, que contiene el sepulcro vacío de Cristo fue devuelto a su esplendor original – en diciembre de 2019, el nuevo comité científico interdisciplinar anunció en Jerusalén una segunda fase de restauración, que afectaba al pavimento de la basílica. 

Excavaciones 

En estos momentos se está estudiando la fase de estudio de viabilidad. Arquitectos, ingenieros, expertos e investigadores han trabajado en distintos frentes de manera multidisciplinar para responder a las preguntas que nos habían planteado las comunidades: la estabilidad del Edículo, la implantación de las instalaciones, el tema de la restauración de todo el pavimento, considerando que existe interés por llevar a cabo excavaciones y estudios arqueológicos en toda la superficie.  "Este último tema es complejo y en él se ha profundizado a través de análisis diagnósticos y estudios de la documentación existente. Luego empezamos a proponer soluciones a las comunidades, que deberán ser validadas y detalladas en el proyecto ejecutivo”, explica la subdirectora de las obras, Michela Cardinali –.

Por su parte, la profesora Francesca Romana Stasolla, responsable del grupo de trabajo de investigación arqueológica relacionada con las obras de restauración, explicó cómo se ha decidido proceder: “Antes de empezar cualquier tipo de actividad arqueológica en la iglesia, consideramos necesario recopilar todos los datos – publicados e inéditos – útiles para reconstruir los acontecimientos en la propia iglesia, con el fin de dotar de significado a cualquier descubrimiento durante las excavaciones.  Decidimos crear una base de datos para integrar elementos de fuentes escritas, arqueológicas, bibliográficas, fotográficas y cartográficas”.

Los estudios preliminares, que está llevando a cabo el grupo de trabajo, pretenden no ser invasivos y, sobre todo, no obstaculizar las actividades cotidianas que se desarrollan en el Santo Sepulcro, como las celebraciones de las tres comunidades cristianas, la libre circulación de los monjes que viven allí y el acceso de los peregrinos.  Para ello, la basílica se ha dividido idealmente en diez zonas y habrá también tres áreas de construcción.  Para comprender las condiciones que podrían afectar al pavimento, mientras tanto se ha instalado un sistema de monitorización de las condiciones climáticas actuales de la basílica del Santo Sepulcro. 

Preservar los materiales 

En esta fase se prestará atención especial al estudio de los materiales, como declara la coordinadora del proyecto, Paola Croveri: “Queremos preservar al máximo los materiales existentes en la basílica. Estas piedras han visto millones de peregrinos, son un testimonio del pasado y de estos dos mil años. Sin embargo, también queremos dar unidad a estas piedras haciéndolas más accesibles. En este momento, nuestros colegas del Politécnico de Milán están documentando de manera muy precisa cada centímetro de la superficie del pavimento y el próximo mes intentaremos conocer qué hay bajo el suelo y algunos aspectos de la estructura arqueológica. Tenemos previsto diseñar varios recorridos para mantener la continuidad de las funciones que se realizan en el interior. 

La tumba de Cristo es importante para el mundo entero

En esta segunda fase, los miembros de las comunidades cristianas del Santo Sepulcro, que ya han colaborado en el pasado en la restauración, ya saben qué esperar, como ha subrayado también el padre Samuel Aghoian, superior armenio de la iglesia del Santo Sepulcro, que estuvo presente en la reunión de presentación representando al Patriarcado Armenio Ortodoxo. 

“La tumba de Cristo es importante para el mundo entero – dijo el padre Aghoian – Es un lugar histórico, un lugar religioso, un lugar maravilloso. Es un sitio que atrae por varias razones, hay una especie de misterio que no sé explicar, tiene un poder. Estamos felices por tener la oportunidad de cuidar este Santo Lugar y presentarlo al mundo de la mejor forma posible. Durante siglos no se han realizado restauraciones o se han hecho parcialmente, sin involucrar a las tres Iglesias juntas. Estoy muy feliz porque trabajemos juntos, también con el Patriarcado Greco-ortodoxo, y haremos todo lo posible por ayudar y asistir durante estas obras”.

Equipo de trabajo de restauración del Santo Sepulcro.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable