Mundo

Más de 4.000 adultos se bautizaron en Francia en la Vigilia Pascual

Algunos se bautizan en secreto porque se han convertido del Islam en contra de la voluntad de familiares y amigos

Bautismo de adultos.
photo_camera Bautismo de adultos.

Un total de 4.278 catecúmenos adultos en Francia, incluido un centenar en Marsella, de edades y motivaciones diversas, han recibido el bautismo durante la Vigilia Pascual.

Desde hace diez años, el número de adultos que piden el bautismo fluctúa entre 3.000 y 4.000, según datos de la Conferencia de Obispos de Francia (CEF). Una constante, mientras que el número de bautizos de niños menores de 7 años ha pasado de 270.000 a 180.000 en el mismo período de tiempo, y las solicitudes de apostasía han aumentado en los últimos años, en particular tras los escándalos de pederastia. 

En este contexto, las solicitudes de bautismo de los adultos son “verdaderas buenas noticias”, aunque “¡no estamos aquí para hacer números! “dice el Padre Rochas, al periodista Justine Rodier en Le Monde. 

La misa del año 

“¡Es la misa del año! “, explica el padre Philippe Rochas, párroco de la iglesia de Saint-Vincent-de-Paul ubicada en la cima de Canebière, y comúnmente llamada “iglesia de los reformados”.

“Siempre es un placer ver que la fe católica toca a las personas en cualquier momento de sus vidas. Estoy feliz de dar la bienvenida a los adultos que finalmente han encontrado su camino, ¡especialmente porque creo que es el correcto!". 

Ex ateo convencido 

“Si alguien me lo hubiera dicho, no lo habría creído”, se ríe Yannick Nobile en la explanada de la abadía de Saint-Victor, del puerto de Marsella. Este ex ateo convencido que pensaba que la Iglesia era “vieja y polvorienta” y que la religión era sinónimo de “guerra” ha cambiado de opinión.

El sábado por la noche, vestido de blanco y de pie frente al altar de la abadía, el sacerdote le echó tres veces agua en la frente: Yannick es ahora un “hijo de Dios”. A su lado, sus padres, su hermana, sus abuelos y sus tías organizaron un “convoy” desde Toulon para asistir a este día tan especial, el de su bautizo.

Para Yannick, “no fue un clic”, sino una sucesión de eventos felices y desdichados que lo llevaron a la iglesia varias veces. “Me conmovieron las palabras y la dimensión universal de la Iglesia que reúne a personas que no tienen nada en común",  dice este arquitecto de 31 años. 

Efectos de la pandemia 

También durante el confinamiento “surgieron interrogantes”. En el sofá de su apartamento en Endoume (distrito 7 de Marsella), tiene una vista directa de Notre-Dame de la Garde. Una presencia que lo “tranquiliza” y le recuerda a sus abuelos. 

Sus padres tienen una cultura católica "bastante básica": pesebre de Navidad, misa de medianoche, cordero de Pascua. Sin embargo, no bautizaron ni a Yannick ni a su hermana: “Querían que esta elección fuera nuestra. Cuando Yannick decide dar el paso, no dejé de sentir aprensión. Tenía miedo de caer sobre alguien frío, cerrado o que me juzgara“, dice. Sin embargo, ha sido bien recibido y su familia encantada. 

Conversiones del Islam

Sin embargo, no todas las familias responden tan favorablemente a los deseos bautismales de un ser querido. Por ejemplo, Denis que nació hace 47 años en Togo, creció en una familia de culto vudú durante generaciones. Su hermana fue bautizada por la Iglesia Católica a los 27 años, y cuando sus padres se enteraron, la echaron de la casa y la repudiaron. Denis, que estaba a punto de seguir el mismo camino que ella, cambió de opinión.

Durante años, mantuvo su fe para sí mismo. Al llegar a Francia en 2018 se preparó para el bautismo. Su esposa que es católica está encantada. Sus padres no lo saben.

“Este año nuevamente, de siete personas en total, bauticé a dos mujeres en secreto: se convirtieron del Islam en contra de la voluntad de quienes las rodeaban”, dice el padre Philippe Rochas.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable