Mundo

El juicio contra el cardenal Zen continuará el 26 de octubre: apoyo de varios obispos

El Vaticano no se ha pronunciado sobre la detención de Zen, limitándose a decir que seguía de cerca la evolución de la situación

Cardenal Zen, saliendo del juzgado.
photo_camera Cardenal Zen, saliendo del juzgado.

El proceso preliminar del cardenal Joseph Zen Ze-kiun y cinco conocidos miembros del frente democrático, que comenzó el pasado 26 de septiembre, concluyó ayer. La jueza Ada Yim Shun-yee de la corte de West Kowloon (Hong Kong) consideró que hay suficientes elementos para la acusación y fijó la fecha del 26 de octubre para el comienzo del juicio, informa Asia News. 

Zen y otras cinco personas están acusadas de no registrar correctamente un fondo que brindaba asistencia legal a los manifestantes a favor de la democracia, es decir, se les acusa por su presunta vinculación con un fondo que buscaba ayudar a los manifestantes arrestados o heridos durante el movimiento antigubernamental de 2019.

Crítico al régimen comunista 

El cardenal Zen, un crítico abierto del régimen comunista de Beijing, se desempeñó como fideicomisario del "Fondo de Ayuda Humanitaria 612", que ayudó a pagar las facturas médicas y legales de los manifestantes arrestados y heridos durante las manifestaciones de 2019 en Hong Kong.

Ante este juicio, varios líderes católicos y activistas de derechos humanos han hecho declaraciones de apoyo al obispo emérito de 90 años y han expresado públicamente su solidaridad con Zen al comienzo de su juicio. Son los siguientes: 

El cardenal Fernando Filoni, prefecto emérito de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, escribió en apoyo del zen en Avvenire el 23 de septiembre. “El cardenal Zen es un 'hombre de Dios'; a veces destemplado, pero sumiso al amor de Cristo, que quiso que él fuera su sacerdote, profundamente enamorado, como Don Bosco, de la juventud”. Concluyó su declaración, a la que llamó “un testimonio de la verdad”, diciendo: “El cardenal Zen no debe ser condenado. Hong Kong, China y la Iglesia tienen un hijo devoto en él, del que no debe avergonzarse”.

Apoyo de obispos 

El obispo Thomas Tobin de Providence, Rhode Island, hizo un llamado a la oración en Twitter el 19 de septiembre cuando el juicio de Zen estaba programado para comenzar: “Hoy asegúrese de recordar a nuestro hermano en la fe, el cardenal Joseph Zen, de 90 años, que está siendo juzgado en China, y también a la Iglesia en China, que es atacada y restringida regularmente por el gobierno. Y oren por los cristianos en todas partes que están siendo perseguidos por su fe”, escribió.

Otros clérigos que han mostrado su apoyo son el obispo Joseph Strickland  de Tyler, Texas, El arzobispo Salvatore Cordileone  de San Francisco, El obispo Athanasius Schneider,  obispo auxiliar de Maria Santissima en Astana, Kazajstán, El cardenal Charles Bo  de Yangon, presidente de la Federación de Conferencias Episcopales de Asia (FABC), ofreció su apoyo poco después del arresto de Zen en mayo. 

Hasta Josep Borrell, vicepresidente de la Comisión Europea, denunció la detención del cardenal Zen por el gobierno chino de Hong Kong como informó Religión Confidencial. 

El Vaticano no se pronuncia 

El caso ha puesto nuevamente en foco los crecientes lazos entre Pekín y el Vaticano, con la Santa Sede evitando realizar comentarios que puedan molestar a China, señala Angelus News. 

El caso ha conmocionado a la comunidad católica, aunque el Vaticano no se ha pronunciado sobre la detención de Zen, limitándose a decir que seguía de cerca la evolución de la situación.

El papa Francisco respondió una pregunta sobre la situación del cardenal Zen durante el vuelo de regreso de su viaje a Kazajstán, el 15 de septiembre: “Se necesita un siglo para entender a China, y nosotros no vivimos un siglo. La mentalidad china es una mentalidad rica y cuando se enferma un poco, pierde su riqueza, es capaz de cometer errores. Para comprender, hemos elegido el camino del diálogo, abierto al diálogo.”

“Calificar a China de antidemocrática, no me apetece, porque es un país tan complejo, con sus ritmos... Sí, es cierto que hay cosas que nos parecen antidemocráticas, eso es verdad. El Cardenal Zen está yendo a juicio estos días”, dijo Francisco. “Dice lo que siente, y se ve que hay limitaciones”.

La comunidad católica en China 

La comunidad católica, de 12 millones de personas, está dividida entre la iglesia "clandestina", que reconoce al Papa, y los que acuden a las iglesias sancionadas por el Estado y controladas por la Asociación Católica Patriótica China. Hace años el Vaticano dialoga con Pekín para regularizar esta situación, entre otras cosas, para evitar que China nombre a obispos, un rol exclusivo de la Santa Sede.

Zen ha criticado abiertamente el acuerdo del Vaticano con China, calificándolo de "venta" de los católicos "clandestinos" de China que son leales al Vaticano.

Nacido de padres católicos en Shanghai en 1932, Zen huyó a Hong Kong con su familia para escapar del inminente régimen comunista cuando era adolescente. Fue ordenado sacerdote en 1961 y nombrado obispo de Hong Kong en 2002, antes de retirarse en 2009.

Conocido como la "conciencia de Hong Kong" entre sus seguidores, Zen ha sido durante mucho tiempo un destacado defensor de la democracia, los derechos humanos y la libertad religiosa. 

El enjuiciamiento de Zen es el último de una represión en curso contra el movimiento prodemocrático de Hong Kong, que vio cómo el centro financiero asiático se vio sacudido por protestas callejeras durante gran parte de 2019 en resistencia al creciente control de Pekín.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?