Mundo

Así es la nueva candidata al Tribunal Supremo de Estados Unidos: católica y madre de siete hijos

A la juez Amy Coney Barrett la tachan de "ultraconservadora" por oponerse al aborto y apoyar a Trump en cuestiones de inmigración

Amy Coney Barrett junto a Donald Trump. Vídeo de la Casa Blanca.
photo_cameraAmy Coney Barrett junto a Donald Trump. Vídeo de la Casa Blanca.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha presentado oficialmente a su candidata para presidir la Corte Suprema (o Tribunal Supremo) de USA: la juez Amy Coney Barrett, nominada para sustituir a la jueza Ruth Bader Ginsburg, recientemente fallecida. 

El perfil de la nueva candidata ha dado la vuelta al mundo: la definen como ultracatólica porque es católica, tiene siete hijos, de los cuales dos son haitianos y adoptados y el pequeño con síndrome de Down; es una clara defensora de la vida y contraria al aborto. También defiende el uso de armas y apoya a Trump en el asunto de la inmigración. 

También la mayor de siete hermanos 

Nacida en un barrio humilde de Nueva Orleans, hace 48 años, es hija de un abogado para la petrolera Shell y de una ama de casa y es la mayor de siete hermanos. Se graduó en Rhodes College antes de recibir una beca completa en la Escuela de Leyes de Notre Dame, donde se graduó como la primera de su clase. Ahora vive en South Bend, Indiana, con su marido, el abogado Jesse Barrett, al que conoció en sus días de universidad en Notre Dame, y sus siete hijos. 

Ha desempeñado el cargo de jueza federal en Indiana y según la opinión pública, ha dejado clara sus opiniones sobre el aborto, la tenencia de armas (que está a favor), la inmigración y la discriminación en el trabajo. En un voto particular de 2018, la juez Barrett, por ejemplo, se opuso a una decisión de otros jueces en un tribunal que fallaron en Indiana a favor de permitirle a las madres el aborto aun por motivos como el sexo del bebé o alguna discapacidad detectada de forma temprana, informa ABC. 

Defiende a la jueza Ginsburg

No obstante, en su discurso, al ser presentada por Trump como su candidata del Partido Republicano dijo estar "conmovida por la perspectiva de servir en la Corte Suprema" y afirmó que  si la confirmaban, seguiría los pasos de Ginsburg, la jueza que luchó incansablemente por los derechos de la mujer pero también se posicionó a favor del aborto y de los matrimonios homosexuales. 

Sin embargo, grupos de católicos de Estados Unidos, se han posicionado a favor y en contra de su nombramiento. 

Católicos a favor y en contra 

Brian Burch, presidente de CatholicVote, un grupo de defensa política independiente, dijo en una declaración del 26 de septiembre antes del anuncio formal de Trump: “Los católicos están encantados con la esperada nominación de la jueza Amy Coney Barrett y creen que ella representa la mejor opción para proteger la ley y nuestros derechos constitucionales ". Agregó que ella "merece un proceso de confirmación rápido y una votación en el Senado lo antes posible", informa Angelus News. 

En frente se encuentran otro grupos de católicos como John Gehring, director del programa católico de Faith in Public Life, un grupo de defensa con sede en Washington, quien afirmó en un tweet: “A muchos votantes católicos les preocupa que Amy Coney Barrett pueda socavar el acceso a la atención médica, los derechos de los trabajadores, las protecciones ambientales, la inmigración y otras cuestiones morales fundamentales de la Iglesia”.

Si Barrett es confirmada como magistrada de la Corte Suprema, sería la sexta magistrada católica, uniéndose al presidente del tribunal John Roberts y los magistrados Kavanaugh, Clarence Thomas, Samuel Alito y Sonia Sotomayor. El juez Neil Gorsuch se crió como católico, pero ahora es episcopal. Los jueces Stephen Breyer y Elena Kagan son judíos. Además, Barrett sería la juez más joven y la quinta mujer en acceder al Supremo.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes