Iglesia-Estado

Publican el diario del Nuncio del Papa en España durante la II República

El historiador Vicente Cárcel recoge a lo largo de mil páginas el diario que ha encontrado en el archivo secreto del Vaticano

Portada del libro.
photo_cameraPortada del libro.

El sacerdote e historiador valenciano Vicente Cárcel Ortí ha publicado el “Diario de  Federico Tedeschini (1931-1939). Cardenal y Nuncio entre la Segunda República y la Guerra Civil”, en el que recoge a lo largo de mil páginas el diario que ha encontrado en el archivo secreto del Vaticano.

Vicente Cárcel ha expresado a Religión Confidencial  que “no se sabía que existían esos diarios, y los encontré en mis años de investigación en el archivo secreto de la Santa Sede en un lugar que prácticamente no eran consultables”.

El historiador valenciano es autor de medio centenar de libros y de cientos de artículos sobre la historia de la Iglesia y ha expresado que “el hallazgo fue una auténtica sorpresa para mí, también al ver que eran unos diarios larguísimos, porque Federico Tedeschini vivió mucho, 86 años, y desde que se ordenó sacerdote empezó a escribir diarios de su vida”.

Relaciones con las autoridades de la República

La obra de Vicente Cárcel se centra en los años de la II República, pero Tedeschini fue Nuncio Apostólico del Papa en España desde 1921 hasta junio de 1936, cuando fue creado Cardenal y marchó a Roma. Posteriormente, fue arcipreste de la basílica de San Pedro de Roma, hasta su muerte en 1959, cuando tenía 86 años.

“Se entendía muy bien con las autoridades de la España de esa época, y de hecho en su diario aparece cómo trató a Alcalá-Zamora, Azaña, Lerroux, Gil Robles y otros, con afecto y cariño, y con algunos hasta con una relación personal muy intensa”, expresa Cárcel.

A historiador le llamó mucho la atención al leer el diario “cómo logró mantener relaciones diplomáticas de la Santa Sede con la República, a pesar del laicismo intransigente con el que se encontró, y de hecho fue el artífice de la mediación de las autoridades republicanas y la Iglesia”.

“Aquí va a venir una guerra”

Sin embargo, “cuando empezaron los incendios de iglesias en 1931 y, sobre todo, tras las revolución de 1934 y las elecciones de febrero de 1936, Tedeschini vio claro, y lo escribió en varias ocasiones que ‘aquí va a venir una guerra’ “, afirma el historiador, que destaca cómo “el Nuncio siempre mostró una Iglesia dispuesta a colaborar, siguiendo las instrucciones del Papa Pío XI y del cardenal Eugenio Pacelli , entonces secretario de Estado y futuro Papa Pío II”.

En concreto, en su diario recoge que el Papa le había dicho: ‘La República es el gobierno que los españoles se han dado en este momento y, por lo tanto, hemos de colaborar con ella por el bien común de los españoles’. Esta indicación “la acató a pesar de los muchos problemas y dificultades que le acarreó”, comenta el historiador valenciano.

“Lo que no se esperaba el Nuncio es que hubiera una persecución religiosa tan fuerte ni tan violenta como la de 1936, y le sobrecogió cuando fueron asesinadas, en sólo unos meses, casi 10.000 personas entre obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, y laicos por el mero hecho de ser católicos”, afirma el historiador.

El libro saldrá a la venta el próximo mes de septiembre, publicado por la Editorial Balmes de Barcelona, y ha sido prologado por el director de la editorial y de la Biblioteca Balmesiana, doctor Ramón Corts i Blay.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable