Iglesia-Estado

Moncloa gestiona un encuentro de Pedro Sánchez con el Papa Francisco

Las relaciones con la Iglesia han sufrido un mal comienzo, después de que el Gobierno olvidara enviar una representación al último consistorio de cardenales

El Papa Francisco y Pedro Sánchez
photo_cameraEl Papa Francisco y Pedro Sánchez

Dentro de la estrategia muy mediática del nuevo Gobierno, Moncloa está interesada en que se produzca un encuentro entre el Papa Francisco y el presidente español Pedro Sánchez, y que tenga lugar cuanto antes.

Según ha sabido Religión Confidencial, la inmediatez con la que se entrevistaron el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estaba relacionada con la estrategia de Moncloa de iniciar el proceso de solicitud formal para concertar una entrevista en Roma entre el Papa Francisco y Sánchez.

Moncloa sabe que este trámite hay que realizarlo a través de la Nunciatura en Madrid y de la Secretaría de Estado, pero quiso consultar también a la Conferencia Episcopal, a través de su presidente. El encuentro es apoyado, entre otros, por el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid.

Fuentes socialistas han confirmado a Religión Confidencial que el papel del alcalde de Valladolid, Oscar Puente, está siendo clave en esta solicitud de la audiencia, y también en las relaciones entre el Gobierno y la Iglesia.

Fuentes de la Conferencia Episcopal consideran que el riesgo de utilización electoral de la foto de Sánchez con el Papa deberá ser tenido en cuenta, a la hora de facilitar este encuentro. 

Mal comienzo

La solicitud del Gobierno se produce después de que sus relaciones con el Vaticano no hayan empezado con buen pie, como se manifestó en el reciente consistorio de cardenales.

Hasta ahora, cuando entre los cardenales nombrados hay algún español, el Gobierno solía enviar a Roma una representación oficial de la máxima altura.

Ocurrió incluso durante los gobiernos de Zapatero en los que María Teresa Fernández de la Vega se paseaba por Roma con cierta soltura. También en los de Rajoy, que solía enviar a Soraya Sáenz de Santamaría o al ministro de turno.

Sin representación oficial

En el último consistorio, el gobierno de Pedro Sánchez, entonces volcado en el caso del barco “Aquarius”, se olvidó de enviar al Vaticano una representación oficial. Papel que cumplió el embajador de España ante la Santa Sede. Por cierto, acompañado por dos consejeras del gobierno de Baleares.

Durante la cena oficial celebrada en la Embajada con ese motivo, el embajador, perfecto anfitrión, excusó al Gobierno.

Esta situación hizo que los discursos, tanto del embajador como del cardenal Luis Ladaria, fueran los más breves que se han oído en el palacio de la Plaza de España.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo