Iglesia-Estado

Fernández Vara destaca el papel de la Iglesia y advierte que si se revisan los acuerdos con el Vaticano "igual nos llevamos una sorpresa"

El presidente de la Junta de Extremadura participa en un congreso de la Conferencia Episcopal. Confiesa que en el PSOE hay distintas sensibilidades en cuanto a la laicidad y la religión

Julio Martínez, Pablo Casado, Fernando Ónega y Guillermo Fernández Vara.
photo_cameraJulio Martínez, Pablo Casado, Fernando Ónega y Guillermo Fernández Vara.

La Fundación Pablo VI y la Conferencia Episcopal han celebrado los días 3 y 4 de octubre el Congreso la Iglesia en la sociedad democrática. Un panel de expertos han estado debatiendo sobre la transición, el papel de la Iglesia en la cultura, la educación y la sociedad democrática.

En la sesión de tarde se lanzaron varias ideas que acercan posturas entre la Iglesia y el Estado. Así, el cardenal Antonio Cañizares y el ex vicepresidente del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba coincidieron en la necesidad de una asignatura de religión de oferta obligatoria, elección voluntaria, evaluable, pero no computable y han defendido los conciertos educativos, aunque con matices, informa Europa Press.

Por ejemplo ,Rubalcaba advirtió que en algunos colegios los directores solo admiten a niños hijos de antiguos alumnos y en otros centros no se garantice la gratuidad. “El modelo ha ido degenerando y quizás haya que volver a sentarse para recuperar la esencia”, dijo.

Fernández Vara, un hombre creyente  

La última mesa redonda de la tarde, ha versado sobre el papel de la Iglesia en una sociedad democrática en la que han intervenido el rector de la Universidad Pontificia de Comillas, Julio Martínez, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara y el presidente del Partido Popular Pablo Casado. Moderaba el periodista Fernando Ónega.

Tanto Casado como Fernández Vara han confesado su creencia en Dios y pertenecer a la Iglesia. Escuchar al presidente de Extremadura es percibir un PSOE distinto al que el partido tiene acostumbrado la opinión pública tras la elección de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

Férnandez Vara confesó que, en los debates internos de su partido, cuando se habla de revisar los acuerdos con la Santa Sede, “les digo que igual si revisamos nos llevamos una sorpresa” y destacó la gran ayuda que presta la Iglesia a la sociedad española.

Al finalizar la mesa redonda, Religión Confidencial le preguntó que escuchar a Fernández Vara es percibir un PSOE distinto al de los últimos meses en relación a la libertad religiosa. “En el PSOE hay distintas sensibilidades en este tema, unos están más a favor y otros más en contra y cada uno expone sus opiniones. Por eso debatimos”, dijo.

Pablo Casado defiende a la Iglesia 

Por su parte, Pablo Casado, recordó las palabras de Benedicto VI quien decía que la política es la mejor forma de caridad por su servicio a los demás y recordó que la Transición española hubiera sido muy difícil sin el papel de paz de la Iglesia.

“No avanza nada esos partidos que no quieran apoyar la libertad religiosa y la atacan, los mismos que no quieren ayudar a las mujeres a ser madres, que lo que desean es apoyo económico, y son los mismos que no defienden los cuidados paliativos en los hospitales o que no defienden la libertad de los padres para elegir colegio”, afirmó.

Franco y la catedral de Córdoba 

Una de las preguntas que les formuló el periodista Fernando Ónega fue respecto a la propiedad de la Catedral de Córdoba que tanto debate está ocasionando estos días y sobre la exhumación de Franco.

Para Fernández Vara esta discusión se produce porque “es un tema que todavía no está resuelto al igual que la exhumación de Franco. Hay cosas que hay que hablarlas. No sé si se tienen que renovar o no los acuerdos con la Santa Sede, pero sin duda es un tema que es necesario hablar”, dijo.

Para Casado, en cambio, estos debates son un ataque “contra el sentido común. Creo que España tiene otros problemas. Abrir cicatrices de hace 50 años como el tema de la catedral de Córdoba cuando desde hace mucho tiempo ha quedado claro que es un templo católico con un gran beneficio turístico y cultural para Córdoba, no tiene mucho sentido”.

Asimismo, defendió el papel de la Iglesia tanto en su labor evangelizadora, como en su labor social.  “La única verdad objetiva es que a los que hoy en día se persiguen en el mundo es a muchos sacerdotes, monjas y católicos. Y no oigo a estos progresistas defenderlos, eso sí, critican las cruzadas. A España le viene muy bien la labor que hace la Iglesia”.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo