Iglesia-Estado

Educatio Servanda, después de tumbar la ley LGTBI de Cifuentes, entrega 100.000 firmas a Isabel Celaá por la libertad de educación

Esta Fundación, que tiene diez colegios entre Madrid y Andalucía, pretende que la ministra de Educación escuche a las familias. Entre otras peticiones, no quieren una nueva “Educación para la Ciudadanía”

Juan Carlos Corvera.
photo_cameraJuan Carlos Corvera.

La Fundación Educatio Servanda ha conseguido dar el "primer mazazo" a la ley LGTBI de la Comunidad de Madrid, impulsada por la ex presidenta, Cristina Cifuentes. El colegio Juan Pablo II de Alcorcón fue la primera entidad multada por esta legislación, debido a una carta que escribió el director del centro a los padres. 

En un comunicado, la Fundación explica que la sentencia, recientemente dictada por el Juzgado de lo Contencioso-administrativo, no admite recurso. "La sentencia judicial, que ya es firme, pone de manifiesto que la “la propia Administración reconoce que el actor lo que ha emitido es una crítica a la Ley 3/2016 (FD 1º de la Orden de 19 de septiembre de 2017), y en este punto la doctrina constitucional relativa a la garantía constitucional del derecho fundamental a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas u opiniones no sólo mediante la palabra o el escrito, sino también mediante cualquier otro medio de reproducción, sostiene que desde la perspectiva del derecho a la libertad de expresión, la formulación de críticas, por desabridas, acres o inquietantes que puedan resultar no son más que reflejo de la participación política de los ciudadanos y son inmunes a restricciones por parte del poder público, salvo si lo expresado solamente trasluce ultraje o vejación. Siendo esto así, el contenido de la carta del recurrente, y las expresiones descontextualizadas por la Administración, lo que reflejan es el desacuerdo del recurrente con una norma jurídica”. 

Cien mil firmas a la ministra de Educación 

En declaraciones a Religión Confidencial, uno de los portavoces de la Fundación manifiesta su alegría por esta sentencia: "Nosotros respetamos la dignidad de toda persona, pero por encima de todo, nuestra meta es luchar por la libertad de educación y de los padres. Nos consideran la resistencia a los pensamientos totalitarios". 

Justo el mismo día que han conocido esta sentencia, Educatio Servanda entregaba cien mil firmas en el registro del Ministerio de Educación, firmas recogidas en el manifiesto en defensa de la libertad de educación, incluida la católica. 

Entre los diez puntos que reivindican, piden "poder elegir libremente y en igualdad de oportunidades, una escuela que defienda nuestro derecho como padres a decidir la formación moral y religiosa de nuestros hijos.  No queremos una nueva “Educación para la Ciudadanía” corregida y aumentada". 

La Fundación, que cuenta con diez centros en toda España (siete colegios y tres de formación profesional) comenzó esta campaña en el mes de julio abierta a todo aquel que quiera firmar. 

La entidad ha pedido en varias ocasiones reunirse con la ministra Isabel Celaá, y en vista que no han obtenido respuesta, han decidido hacer entrega de estas 100.000 firmas. Con ello, pretenden que la titular de Educación escuche el sentir de numerosos padres.  

"La mitad de los padres que llevan a sus hijos a nuestros colegios concertados ni siquiera creen en Dios, pero han elegido nuestros centros públicos no estatales, de iniciativa privada católica, y este derecho debe ser respetado", explica a RC el portavoz de la Fundación. 

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo