Iglesia-Estado

Decepción ante el silencio de los obispos sobre el polémico tema del "latido del corazón" en CyL. Argüello y Munilla se pronuncian

Munilla: "Definición del concepto de libertad progresista: decidir sobre una realidad sin querer verla ni oírla"

Imagen a raiz de las medidas provida de Castilla y León.
photo_camera Imagen a raiz de las medidas provida de Castilla y León.

Como dice Jano García, economista y escritor, director de El liberal: "Asaltan el Tribunal Constitucional, liberan violadores, manipulan los datos de desempleados y cada día que pasa los españoles son más pobres, pero la ira se centra en un tipo que ha propuesto que las mujeres puedan escuchar –voluntariamente– los latidos del feto antes de abortar". 

No se trata de una coacción 

Y es que, efectivamente, el país ha ardido porque el Gobierno regional de Castilla y León, a propuesta del vicepresidente del Ejecutivo autonómico Juan García-Gallardo (de Vox,  quien ha dicho "si conseguimos salvar una única vida, todo habrá merecido la pena") va a ofrecer la posibilidad, de manera voluntaria, de que las mujeres que vayan a abortar, puedan escuchar el latido de su hijo solo si lo desean. Repetimos: solo si lo desean.

Juan García-Gallardo ha dejado claro que no se trata de una coacción, sino de ofrecer más información y exclama: "¿Por qué les asusta tanto que las mujeres tengan la posibilidad de escuchar el latido del feto?". 

Silencio de la Conferencia Episcopal 

Pues bien, ante este conflicto que está llenando los informativos e inundando las redes, no pocos católicos están molestos por el silencio de la Conferencia Episcopal  "ante este aquelarre abortista contra un político católico", dice el abogado Ipe Utrera-Molina. 

Sin embargo, dos obispos activos en las redes sí se han pronunciado sobre este "silencio de los pastores frente a la actualidad. ¿Es miedo, pereza o falta de reflejos?", dice un tuitero: Han sido Mons. Luis Argüello arzobispo de Valladolid y Mons. José Ignacio Munilla, obispo de Orihuela-Alicante. 

"Se dicen progresistas, y convierten en derecho interrumpir el progreso de una vida humana en el seno materno. Dicen defender la autonomía sin chantajes emocionales, y evitan la información científica y la reflexión. Exigen el “sexo consentido”, y prescinden del padre al decidir", ha dicho en su cuenta de Twitter Argüello. 

Por su parte, Munilla se ha expresado de la siguiente manera: "Definición del concepto de "libertad progresista": Decidir sobre una realidad sin querer verla ni oírla". 

El documento de los obispos 

Cabe recordar que el pasado 13 de diciembre, los obispos españoles presentaron un  documento contracorriente con la cultura actual.  El documento "El Dios fiel mantiene su alianza" pretende servir de guía para dar argumentos a los católicos y no creyentes sobre la verdad de la persona y de la familia. Este documento se ofrece a la Iglesia y a la sociedad española desde la fe en Dios y la perspectiva del bien común.

En dicho documento, los obispos señalan algunas acciones para promover el bien común: "El bien común nunca está plenamente identificado en una sociedad, y no se define de una vez para siempre. Está en un proceso de discernimiento continuo. En esa búsqueda, el cristiano comparte con sus conciudadanos el deseo de alcanzar el bien, la perplejidad ante su complejidad, y la constatación de que nunca se llega a alcanzar del todo en esta vida. Algunas sugerencias en esta búsqueda: Leyes e instituciones jurídicas a nivel local y global que garanticen el pleno respeto a toda vida humana desde su concepción hasta su muerte natural y el desarrollo integral de las personas". 

La ecografía es obligatoria 

Según Renacimiento Demográfico, estos son los datos del aborto en Castilla y León, la región con más porcentaje de mayores de 85 años de Europa, con 2,2 muertes por nacimiento en 2021 (2,7 a 1 entre los españoles autóctonos): 100.000 abortos en los últimos 35 años. Un embarazo de cada seis terminó en aborto provocado en CyL en 2021.

Como dice la pediatra y diputada de Vox en la Comunidad de Madrid, Gador Goya, "ante un embarazo y también antes de un aborto es obligatorio hacer una ecografía. Por tanto no se obliga a hacer una ecografía a la embarazada o a quien quiere abortar. Todas las decisiones sobre el embarazo han de ser tomadas libremente por la mujer después de haber recibido toda la información. El latido cardíaco es un signo clave de viabilidad fetal, y forma parte de dicha información". Por lo tanto, "la ecografía en el embarazo no es opcional sino obligatoria por diagnóstico. Ofrecerla no es coacción sino obligación del médico y un derecho de la mujer. El latido cardíaco forma parte de los resultados que deben de informarse a la mujer sin manipular el ecógrafo". 

Rechazo a la ampliación de la ley del aborto 

El pasado 10 de enero, la Asamblea de Asociaciones por la Vida, la Dignidad y la Libertad se manifestaron en un acto en la sede de la Comunidad de Madrid, para expresar su más rotundo rechazo a la ampliación de la ley del aborto y de cualesquiera otras malas leyes en contra de la Vida, su dignidad y la libertad. 

"La vida está cada vez más gravemente amenazada en España. Porque se impide violentamente el nacimiento del ser humano engendrado que, a pesar de su existencia real y tangible, no tiene ningún reconocimiento por parte de la ley; de las malas leyes. Tiene derecho a la herencia, pero al mismo tiempo carece de toda protección para poder nacer. Más de 90.000 niños han sido muertos en el 2021 por la vía del aborto, y esto a pesar de que en España y en aquel mismo año, solo han nacido poco más de 300.000. Es una masacre y a la vez un suicidio demográfico, que carece de toda explicación racional. Está más protegida la cría del urogallo que la del ser humano. Está más controlado por la Administración una tala de árboles que un aborto. En nuestras calles cada vez se ven más perros con abrigo y menos niños", dicen en el manifiesto. 

Debate en las redes 

Ante este debate incendiario sobre el latido del corazón, algunos católicos y no católicos se han posicionado en las redes sobre el derecho a la vida. Estos son algunos comentarios que invitan a la reflexión: 

Nacho Narváez, SJ: "Por defender que un feto tiene la misma dignidad que un bebé desde ayer me han llamado pederasta, pedófilo, abusador, hij* de p*ta, me han deseado la muerte y el aborto de mi madre. Ojo, ésto es Twitter y no la vida real, pero lo seguiré repitiendo hasta que muera: sí a la vida". 

JMunozdePriego, abogado. Especialista en Derecho Educativo. Portavoz nacional de Más Plurales: "¿Cuál es exactamente el problema de escuchar el latido fetal o de una ecografía (que encima son voluntarias)? ¿Qué es lo que temen tanto exactamente? ¿Qué esas mujeres embarazadas puedan pensar? ¿Qué puedan darse cuenta de la evidencia de que hay una vida real en juego?"

Patxi Bronchalo, sacerdote. "A muchos les molesta lo de escuchar el latido del corazón del niño o la niña que aún no ha nacido. Esto es porque, por mucho que quieran negarlo, ese latido nos pone a todos en la verdad: que la mujer embarazada lleva un ser humano dentro y que el aborto es acabar con su vida". 

Fernando Sánchez Dragó, escritor y periodista: "Me asombra, y me escandaliza, y me duele que quienes consideran el aborto un derecho nieguen el derecho de cualquier madre gestante a escuchar los latidos del corazón de su hijo. Ese tictac es el redoble de las campanas de la conciencia". 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable