Está pasando

Los puntos del documento que cristianos católicos han entregado al Papa criticando el Camino sinodal de Alemania

"El Camino sinodal está coordinado de  forma deficiente con las autoridades  eclesiásticas universales y con el Papa Francisco", denuncian

Grupo de alemanes entregan documento al Papa en el Vaticano,  durante la Audiencia General del Papa el 5 de enero. (CNS/cortesía de la iniciativa Neuer Anfang).
photo_camera Grupo de alemanes entregan documento al Papa en el Vaticano, durante la Audiencia General del Papa el 5 de enero. (CNS/cortesía de la iniciativa Neuer Anfang).

El pasado miércoles, el Papa Francisco recibió en mano y en Roma de un grupo de cristianos católicos. un documento que critica o cuestiona el Camino Sinodal de Alemania, Este documento, al parecer, estaría respaldado por 6.000 católicos. 

El preámbulo del manifiesto es muy claro. Dice así:  “Como cristianos católicos, profesamos la necesidad de una reforma fundamental de la Iglesia. Sin embargo, nunca ha habido una renovación real y profunda sin la conversión y el redescubrimiento del Evangelio, para  la transformación de nuestras vidas. Y, en este sentido el Camino sinodal se aleja de la verdadera reforma. Se centra en la estructura externa y pierde de vista el foco de la crisis, vulnera la paz en las congregaciones, abandona el camino de la unidad con la Iglesia universal y daña a la Iglesia  en la esencia de su fe y esto supone un cisma". 

El texto fue publicado en la página web del ACA (Arbeitskreis Christliche Anthropologie-Grupo de Trabajo de Antropología Cristiana), asociación que le propone al Papa Francisco nueve puntos para contrarrestar el Camino sinodal emprendido por la Iglesia en Alemania.

Nueve tesis

La conciencia de estos católicos les ha obligado a no apoyar iniciativas que relativicen el compromiso de la Palabra de Dios. “Se trata más bien, de buscar en su Palabra viva la voluntad de Dios para su Iglesia hoy”, señalan estos católicos alemanes en su documento.  

La primera tesis habla de Legitimidad y explican: “Las  exigencias  en la Iglesia sólo  son legítimas si se basan en el Evangelio, arraigado en la fe de todos, y apoyado por la Iglesia católica universal. El Camino sinodal no es un “sínodo” y no tiene fuerza vinculante según el derecho canónico. Rechazamos su pretensión de hablar en nombre de todos los católicos de Alemania y de tomar decisiones vinculantes para ellos. Los laicos que participan en el Camino sinodal son representantes de asociaciones, comités, federaciones y terceros consultados arbitrariamente”.

Su segundo argumento es el concepto de Reforma.  “La Iglesia necesita una reforma en la cabeza y en las extremidades, pero cualquier reforma real en la Iglesia comienza con la conversión y la renovación espiritual.   La Iglesia nunca ha recuperado la sal y la luz mediante sus demandas y su adaptación estructural al mundo”.

Unidad con la Iglesia universal y poder 

Su tercera tesis es La unidad con la Iglesia universal y cuestionan lo siguiente: 

El Camino sinodal está coordinado de  forma deficiente con las autoridades  eclesiásticas universales y con el Papa Francisco. Todas las objeciones hechas por el Papa fueron ignoradas con la misma arrogancia con la que se ignoran las directrices del Magisterio que tuvieron lugar sobre cuestiones centrales del Camino Sinodal". 

El cuarto punto, sobre el Poder y las agresiones sexuales, no tiene desperdicio: 

"El Camino sinodal utilizó las agresiones sexuales manifiestas de los clérigos y la insuficiente asunción de sus delitos para plantear un tipo particular de  cuestión de poder. En lugar de investigar las verdaderas causas de los abusos, se hizo circular la teoría de que los abusos eran únicamente el resultado de la ignorancia clerical, la falta de participación y la falta de democracia, por lo  tanto, había que acabar con el poder de los obispos y los sacerdotes y ponerlos  bajo la tutela de los laicos (funcionarios). De hecho, también hay abusos de poder en la Iglesia, y falta el aprecio y la auténtica participación de los laicos, especialmente de las mujeres. Pero no queremos una una Iglesia de funcionarios,  de departamentos repletos y de cotilleos constantes. La Iglesia adolece de  falta de espíritu y de demasiada intuición. Nadie necesita una Iglesia en la que los  llamamientos  se  sustituyan por nombramientos, la dedicación por  contratos y la confianza por control. Queremos una Iglesia sencilla, que sirva y ore  siguiendo a Cristo. Queremos una Iglesia en la que el ejercicio de la  autoridad espiritual sea transparente y esté claramente orientado a posibilitar  la autonomía espiritual y que nos ayude a ser sujetos en la fe". 

Sobre las mujeres y el matrimonio 

Sobre las mujeres, el quinto punto, señalan:  

"Siguiendo el ejemplo de Jesús, el carisma de las mujeres en la Iglesia debe  ser reconocido más profundamente aún. Pero es absurdo ver la asignación  del ministerio sacerdotal a los hombres como una discriminación contra las mujeres". 

El sexto punto, relativo al matrimonio y cuestionando la bendición que apoyan algunos obispos alemanes a las uniones homosexuales, dicen: 

"El sacramento del matrimonio es el pacto de una mujer y un hombre con Dios y el signo  incomparable de la salvación de la fidelidad de Dios a su pueblo. Este signo no debe  colocarse nunca en la misma línea que las uniones puramente humanas de cualquier tipo". 

"El Camino sinodal cae en un terreno de apreciación eufemística. En lugar de ofrecer formas de sanación e instrucción para el crecimiento en el buen camino, sólo trata la  conformidad con la corriente cultural. Esto no sirve a las personas vulnerables  y heridas, sino que, por el contrario, les oculta la luz sanadora del Evangelio y les niega la  posibilidad de la felicidad humana". 

Y a continuación, en su séptima tesis, se refieren la bendición de las parejas del mismo sexo: "A ningún ser humano se le puede negar la bendición de Dios. Pero la  Iglesia, debe evitar cualquier apariencia de ofrecer su bendición al  “matrimonio para todos” y a las relaciones sexuales entre personas del  mismo sexo". 

El octavo y noveno punto hablan de los laicos y sacerdotes y de los abusos en la Iglesia. 

Católicos contra otra cosa 

Al respecto de este documento, John L. Allen Jr. editor de Crux, especializado en información del Vaticano y la Iglesia Católica, ha escrito un artículo analizando esta iniciativa de este grupo de católicos alemanes que titula: "En Alemania, no se trata solo de 'izquierda contra derecha', sino de 'católicos contra otra cosa'

En el mismo, señala que algunos obispos asesores del Papa Francisco, más bien del ala centro izquierda, han criticado el camino sinodal alemán. Además, subraya que el grupo alemán “Nuevo Comienzo” que peregrinó a Roma para presentar su documento al Papa tenía al cardenal suizo Kurt Koch en su programa. "El cardenal Koch es el presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos y un importante ayudante del Papa Francisco tanto en asuntos ecuménicos como en las relaciones con el judaísmo". 

Allen concluye en su análisis: 

"Sin embargo, podría decirse que tales votos se vuelven aún más una victoria pírrica cuando es probable que sean repudiados de inmediato no solo por los conservadores como palos en el barro, sino también por los leones muy liberales que ayudaron a crear las condiciones en la Iglesia en las que algo así como el Camino Sinodal es concebible en primer lugar.

Para decirlo de otra manera: “Derecha vs. Izquierda” no es la única falla que importa en la Iglesia Católica. También está "Reconociblemente católico versus algo completamente diferente"... y si tiene curiosidad sobre dónde se encuentra exactamente el límite, es posible que pronto tenga que agradecer a Alemania por una respuesta". 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable