Está pasando

Encuentro Mundial de las Familias: el envío de 430 familias neocatecumenales y el testimonio de dos delegados de Madrid

Más de 2.000 familias de esta realidad eclesial se encuentran evangelizando en los países más descristianizados del mundo

Kiko Argüello, iniciador del Camino Neocatecumenal en la audiencia con el Papa Francisco en el envio de las 430 familias en misión.
photo_camera Kiko Argüello, iniciador del Camino Neocatecumenal en la audiencia con el Papa Francisco en el envio de las 430 familias en misión.

Del 22 al 26 de junio se ha celebrado en Roma el X Encuentro Mundial de las Familias. La página web del Encuentro recoge testimonios, noticias y las palabras del Papa Francisco con motivo de este evento.

Al término de este Encuentro, el Papa Francisco, ha enviado en misión a 430 familias del Camino Neocatecumenal, con sus hijos, a los lugares más descristianizados del mundo para hacer presente con su testimonio de vida el amor de Dios por los más alejados. Es la decimonovena vez que los Papas hacen este envío de Familias del Camino a los cinco continentes. 

Más de 2.000 familias en misión 

Las 430 familias de hoy, que elevan el número de las Familias del Camino en misión a más de 2.000, se componen de dos grupos: 157 Familias son nuevas, mientras que las otras 273 son familias que ya habían partido para la misión en estos últimos años, pero que, a causa del covid 19, el Papa todavía no les había enviado.

  • 850 familias se encuentran evangelizando en 170 missio ad gentesen 62 naciones, junto a un presbítero y algunas hermanas.
  • 865 familias se encuentran en diferentes naciones para reforzar a las comunidades locales, sosteniendo su Camino de fe.  
  • Más de 300 son familias que forman, junto con un presbítero y un joven, un equipo de evangelización, responsable de una nación o de algunas zonas.

Algunos países a los que envía el Papa son Letonia, Lituania, Estonia, Rumanía, Bulgaria, y otros 14 Países del continente europeo o Kazakstán, Mongolia, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Camboya, Laos. Y en América Canadá, Estados Unidos, México, Puerto Rico, Jamaica, Ecuador (Amazonía), Argentina. En África: Egipto, Túnez, Etiopía, Sudán, Kenia, Camerún, Uganda, Gabón, Guinea Ecuatorial, Cabo Verde y Sudáfrica.

Bendición de cruces 

Junto a estas familias, se encontraba el Equipo Internacional Responsable del Camino, Kiko Argüello, Padre Mario Pezzi y Ascensión Romero, los equipos de Catequistas itinerantes, responsables del Camino en 134 países del mundo y varios miles de hermanos de las comunidades neocatecumenales de Roma y de la región de Lacio, con muchos presbíteros y seminaristas. Al encuentro han participado también los seminaristas del Seminario Redemptoris Mater de Macao, Seminario querido por el Papa Francisco para la evangelización de Asia, y que dentro de pocos días irán a China, informa la web del Camino. 

Después del acto del envío, el Santo Padre ha bendecido las Cruces que las Familias llevarán consigo, como signo de la presencia del Señor, muerto y resucitado por ellas y ha saludado a algunas de ellas, con sus hijos, en representación de todas. 

Delegados de Familia de todo el mundo 

Por otra parte, otros laicos como son María Bazal y José Barceló, delegados episcopales de Laicos, Familia y Vida del Arzobispado de Madrid han escrito un testimonio personal para Religión Confidencial de lo que ha supuesto para ellos este Encuentro Mundial de las Familias. 

Como Delegados de Familia y Vida de la Diócesis de Madrid, hemos asistido en Roma al X Encuentro Mundial de Familias, que se ha celebrado en los días del 22 al 26 de junio.

En este Encuentro han estado presentes Delegados de Familia de todo el mundo, representantes de los principales movimientos de familia, Obispos de distintas diócesis del mundo, sacerdotes, religiosos hasta un total de 2000 personas.

Todas las sesiones discurrían en el Aula Pablo VI, además cada día empezaba con una eucaristía en la Basílica de San Pedro y el sábado 25 de junio, tuvimos la Misa de Clausura del X Encuentro Mundial de Familias y del Año Familia Amoris Laetitia, en la explanada del Vaticano.

Ha sido una experiencia maravillosa en la riqueza y variedad de testimonios, proyectos y herramientas, que nos han presentado estos días. Propuestas desde diferentes países, lenguas y carismas pero unidos por un único tema, la Familia, centro de la Pastoral Familiar, corazón de la Iglesia y de la sociedad.

Es cierto que partimos cada uno de nuestra propia realidad, pero podemos caminar juntos, cómo esposos, cómo familia, junto a otras familias, juntos con nuestra Iglesia.

Una misión y un testimonio que dar 

Cada una de las familias cristianas tenemos una misión y un testimonio que dar, ser mensaje de la riqueza que Jesús nos regala, en el que todos somos cuidados, acogidos, acompañados, sobre todo aquellos que necesitan encontrarle y sentirse amados.

Este es el compromiso que nos pide el Papa a las familias, con la mirada puesta en el cielo, con ánimo y con alegría. Queremos compartir las palabras que nos dirigió en el Acto de Inauguración del Encuentro, a raíz de cinco testimonios de vida, de cinco familias, que nos presentaron: “Pienso en la parábola del buen samaritano, que encuentra a un hombre herido en el camino, se le acerca, se hace cargo de él y lo ayuda a reanudar el viaje. Justamente esto quisiera que la Iglesia fuera para vosotros. Un buen samaritano que se os acerca, cercano a vosotros y os ayuda a proseguir vuestro camino y a dar “un paso más”, aunque sea pequeño. Y no os olvidéis que la cercanía es el estilo de Dios: cercanía, compasión y ternura. Este es el estilo de Dios.

Un paso más para....

A continuación, tratamos de de indicar estos “pasos más” para dar juntos, retomando los testimonios que hemos escuchado:

1. “Un paso más” hacia el matrimonio: El matrimonio no es una formalidad que hay que cumplir. Uno no se casa para ser católico “con la etiqueta”, para obedecer a una regla, o porque lo dice la Iglesia o para hacer una fiesta; no, uno se casa porque quiere fundar el matrimonio en el amor de Cristo, que es sólido como una roca.

2. “Un paso más” para abrazar la cruz: Siempre necesitamos tener grandes ejemplos que nos estimulen...nos sirva de inspiración en nuestro camino de santidad, y que el Señor sostenga y haga fecunda cada cruz que las familias tienen que cargar.

3. “Un paso más” hacia el perdón: El perdón, hermanos y hermanas, el perdón cura todas las heridas; el perdón es un don que brota de la gracia con la que Cristo colma a la pareja y a toda la familia cuando lo dejamos actuar, cuando recurrimos a Él.

4. “Un paso más” hacia la acogida.: Las familias son lugares de acogida y qué problema sería si faltaran. ¡Un verdadero problema! Una sociedad sin familias acogedoras se volvería fría e invivible. Estas familias acogedoras y generosas son un poco el calor de la sociedad. 

5. “Un paso más” hacia la fraternidad.: También esta es una escuela que se aprende en familia. Viviendo junto al que es diferente a mí, en la familia se aprende a ser hermanos y hermanas. Se aprende a superar divisiones, prejuicios, cerrazones y a construir juntos algo grande y hermoso, partiendo de lo que nos une.”

Como una constelación 

Ha sido muy bonito, como todas las Iglesias locales, “como una constelación”, como dice el Papa, han celebrado y se han unido a este momento de la Iglesia universal. En Madrid se celebró una Eucaristía en la Catedral de la Almudena, el mismo sábado 25 de junio, presidida por nuestro Cardenal, Arzobispo de Madrid, D. Carlos Osoro, organizada por el equipo de la Delegación de Familia y Vida, con la participación y asistencia de familias venidas de las ocho vicarías de la Diócesis de Madrid, con la presencia de sus Vicarios, y de esta forma, poder unirse a la Eucaristía que se había celebrado unas horas antes en Roma, concelebrada por el Papa Francisco.

Vivimos este momento con gran agradecimiento, porque es mucho lo que el Señor ha depositado en nosotros, y le pedimos al Espíritu que nos ilumine para poder llevar a cabo lo Él nos vaya pidiendo, que nos sostenga con su fuerza y con su amor en esta misión compartida que nos ha sido encomendada.

José Barcelón y María Bazal, a la izquierda, junto con otros delegados.
José Barceló y María Bazal, a la izquierda, junto con Celia y Antonio, coordinadores de Pastoral Familia de la Vicaria VIII de Madrid. 

 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes