Está pasando

Así ha sido el Congreso Internacional sobre Teresa de Jesús organizado por la diócesis de Ávila con intervención del Papa

El paralelismo entre la espiritualidad de santa Teresa y del magisterio de Francisco, uno de los puntos claves de estas jornadas

El obispo José María Gil Tamayo inaugura el Congreso con una Eucaristía.
photo_camera El obispo José María Gil Tamayo inaugura el Congreso con una Eucaristía.

Del 12 al 15 de abril, la diócesis de Ávila ha organizado un Congreso Internacional que ha tenido gran repercusión. El evento con el título: “Teresa de Jesús, mujer excepcional”, tenía como objetivo conmemorar los 50 años de la proclamación de Santa Teresa como Doctora de la Iglesia.

Últimas noticias


El Congreso ha contado con la participación de la Universidad Católica de Ávila y la Orden del Carmelo en el que destacados especialistas han profundizado en el mensaje de Santa Teresa de Jesús. 

Vídeo mensaje de Francisco 

Desde Brasil, Perú, México, Estados Unidos, Finlandia, Guatemala, Senegal, Italia o Alemania han seguido esta jornada de tres días que ha contado con un mensaje especial del Papa Francisco al obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, y con un video mensaje que cerraba el Congreso. 

Francisco, describe a la santa de Ávila como “una mujer excepcional”, que supone “un ejemplo eximio del papel extraordinario que la mujer ha ejercido a lo largo de la historia en la Iglesia y la sociedad”.

En su video mensaje de 13 minutos de duración, el Santo Padre desgrana algunos de los aspectos fundamentales de la figura de la Santa andariega, cuyo legado es reconocido en el mundo entero.

Una relevancia internacional que proviene toda ella, dice el Papa, de su encuentro con el Señor, “su «determinada determinación» de perseverar en la unión con Él por la oración, su firme propósito de realizar la misión que le había sido encomendada por el Señor, al que se ofrece con sencillez diciendo (con ese lenguaje siempre, y hasta uno diría hasta de campesina): «Vuestra soy, para Vos nací,/¿qué mandáis hacer de mí?» (…) La audacia, la creatividad y la excelencia de Santa Teresa como reformadora son el fruto de la presencia interior del Señor”, recoge la diócesis de Ávila. 

Palabras de Gil Tamayo 

El Congreso fue inaugurado con una Eucaristía presidida por Mons. Gil Tamayo quien destacó: "Es tan grande el contenido de su mensaje y el misterio de su testimonio, la grandeza de su vida espiritual y experiencia de Dios que ya gustó el cielo y la tierra como nos ha recordado el Papa. Francisco nos invita a que, como ella, traigamos el cielo a la tierra". 

En la homilía, Gil Tamayo destacó la espiritualidad de Santa Teresa "que debe ser nuestro salvavidas en medio de esta gran crisis que está suponiendo un cambio de época. “Las instituciones se desmoronan y nuestra vida se une en un sinsentido de tristeza y desesperanza. Por ello, Santa Teresa presenta una propuesta de Dios ante la superfialidad, ante la mediocridad", dijo,

El obispo de Ávila ha padecido las consecuencias del Covid, pues sufrió de forma grave la enfermedad y pasó varias semanas hospitalizado. Ahora ha recibido la vacuna de Astrazeneca y además de animar a todos a vacunarse, insistió en que no basta sólo con vacunas o con las medidas sanitarias. “Tenemos que aprender a vivir de otra manera", dijo. 

Aquilino Bocos y Blázquez 

El Congreso fue inaugurado por el cardenal Aquilino Bocos quien comparó la reforma en la Iglesia que impulsó la santa abulense con la propuesta de cambio promovida por el Papa Francisco. 

"La reforma de la Iglesia depende, en gran parte, de la reforma de sus miembros. Todos: obispos, sacerdotes, religiosos, laicos. Las personas reformadas acaban con las estructuras que entorpecen el dinamismo evangelizador de la Iglesia", afirmó. 

El padre Emilio Martínez, carmelita y profesor del Teresianum, recogiendo en cierto modo el testigo del cardenal Bocos, recordando que la renovación de la vida religiosa es independiente de la crisis actual, ya que "la vida consagrada exige un constante proceso de maduración y de crecimiento". 

El cardenal Ricardo Blázquez Pérez fue el encargado de poner punto y final a las diferentes conferencias de este Congreso. Analizó el papel de Santa Teresa como amiga de la verdad y es que, según el cardenal, “llama la atención la insistencia de la santa en la verdad” porque “la verdad es asentar la vida en la realidad misma y es comprender, también con la mente, en qué consisten las cosas. Y es también veracidad, fundamento que consolida la convivencia”.

Además, el arzobispo de Valladolid resaltó la “la experiencia de Dios y el encuentro con el Señor” de la Santa de Ávila además “de serenar su espíritu y de abrirle acceso a la verdad de manera singular, le da también fuerza y valentía para intervenir en medio de la Iglesia”. Asimismo, sobre la libertad cristiana –indica el cardenal- tiene “textos admirables que suscitan la admiración de los lectores de entonces porque Santa Teresa es una mujer de muchas admiraciones”.

Espiritualidad de Santa Teresa y el magisterio de Francisco 

Entre las conclusiones de este congreso, cabe destacar, por lo tanto, la reforma emprendida por Santa Teresa de Ávila a través de sus fundaciones y de su experiencia mística con los puntos más destacados de la reforma animada por el Papa Francisco.

"En este sentido, se ha recordado como, a la luz del Decreto conciliar Unitatis Redintegratio no es posible desvincular en la Iglesia el concepto de renovación con el de reforma, siendo ambos casi equivalentes. El paralelismo entre elementos fundamentales de la espiritualidad de santa Teresa y del magisterio del Papa Bergoglio es uno de los principales elementos aportados por este congreso", afirma Jorge Zazo Rodríguez, Vicario episcopal para la acción pastoral de la diócesis de Ávila. 

Machismo sociológico  

Zazo también ha hecho referencia a la conferencia del padre Silvano Giordano y su explicación de por qué la iglesia tardó tanto en otorgarle el título de doctora a la mística abulense con el que la Iglesia distingue a algunos de sus santos.

"Las razones por las que durante tantos años se impuso el obstat sexus como argumento para impedir el reconocimiento de doctora no era debido, como quizá pueda interpretarse en una mirada superficial, a una especie de machismo sociológico –aunque, ciertamente, en esos siglos la mujer no ocupara el puesto que en justicia le corresponde–, sino que obedecía a argumentos más profundos. Había en juego elementos importantes de la verdad revelada, especialmente referidos a la misión propia del Orden sagrado y a la comprensión del munus docendi que le es propio, así como a los dones pneumatológicos que pueden ser concedidos a los creyentes por la eficacia del Bautismo para la edificación de todo el Cuerpo de Cristo", señala Zazo sobre la conferencia de Giordano. 

Pablo VI y Santa Teresa de Ávila 

Otra de las principales aportaciones del Congreso en el ámbito científico ha sido la ponencia del padre Rómulo Cuartas en torno a los modelos de santidad de santa Teresa y del Pontífice que la elevó al rango de doctora, san Pablo VI.

Ciertamente, la espiritualidad de estos dos grandes hijos de la Iglesia converge en algunos aspectos, entre los que se destacaban el cristocentrismo, la dimensión trinitaria y el amor a la Iglesia. Éste último se concreta en un impulso reformador cuyo criterio es una vida interior orientada a la santidad.

"Pero, más allá de estos elementos comunes, el elemento principal es el estudio sistemático de la espiritualidad del Papa Montini. Como bien indicó el propio autor al inicio de su exposición en el aula magna de la Universidad, la santidad de Pablo VI aún está por estudiar detenidamente. Tal análisis se promete interesante a la par que fecundo. El Congreso Mujer excepcional ha supuesto, con esta ponencia, un modesto granito de arena en un ámbito propio de la teología espiritual pendiente de desarrollar", explica el vicario episcopal para la acción pastoral de la diócesis de Ávila. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes