En voz baja

Cuando monseñor Argüello censuró el libro de Pagola

Mons. Luis Argüello
photo_cameraMons. Luis Argüello

En la biografía del nuevo Secretario General de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, hay un episodio destacado: sus críticas públicas al libro “Jesús. Aproximación histórica” de José Antonio Pagola, editado por PPC en 2007. Una obra que, según la editorial, se convirtió en un bestseller mundial.

Argüello, entonces vicario de pastoral de Valladolid, jugó un papel clave en la serie de posicionamientos públicos que se produjeron a propósito de la polémica en torno a la doctrina del libro del que entonces era vicario general de San Sebastián.

El libro fue causa de un proceso de investigación por parte de la Comisión Episcopal de Doctrina de la Fe, de la Conferencia Episcopal Española, y por la Congregación para la Doctrina de la fe.

En diciembre de 2007, monseñor Demetrio Fernández publicó una carta pastoral titulada “El libro de Pagola hará daño”. Al final del texto decía: “En la página web de la diócesis de Tarazona aparecen algunas recensiones del libro (J. Rico, J.A. Sayés, J.M. Iraburu, L. Argüello). Nos encontramos ante una presentación de Jesús, que hará daño, sobre todo a quienes no tienen elementos de juicio para leerla críticamente. Es función de los pastores llamar la atención sobre esta presentación de Jesús, que no se atiene a la fe de la Iglesia”.

El texto de Luis Argüello, titulado “A propósito del Jesús de Pagola”, publicado en la Hoja diocesana “Iglesia en Valladolid” (n. 80, Enero 2008) señalaba, entre otras cosas, que “a pesar del aviso que el propio autor hace de lo inapropiado de aplicar criterios modernos para juzgar épocas pasadas, en mi opinión el Jesús de Pagola está lleno de pre-juicios modernos, sociales y eclesiales. Además, el subjetivismo propio de la Modernidad, que da más importancia a la interpretación que a la realidad interpretada y la dialéctica de los contrarios que, para mejor conocer separa y enfrenta, atraviesan toda la obra”.

Y concluye su reseña, que quiere aclarar también un texto anterior publicado en la citada Hoja: “El Jesús de Pagola tiene indudables atractivos; sus subrayados, aunque unilaterales y dialécticos, nos hacen caer en la cuenta de otras unilateralidades, pero al precio de pretender de manera sutil (nunca hay enfrentamiento directo) deslegitimar la enseñanza de la Iglesia, al no tener fundamento en Jesús y en la Historia. Por ello reclama que la Iglesia vuelva a Jesús, a su Jesús”.

El autor del libro, José Antonio Pagola, contestó, con fecha de 15 de enero de 2008,  a las críticas de los citados autores en el texto de monseñor Demetrio Fernández, con un texto titulado “La verdad os hará libres”, en el que concluía: “Pido a todos los que quieran defenderme, que no lo hagan atacando o condenando a nadie. Se puede estar conmigo sin estar contra nadie. Hemos de purificar nuestro talante, nuestras actitudes y nuestro lenguaje tan poco evangélico muchas veces. Sólo una Iglesia sana puede anunciar de manera cordial y limpia el Evangelio de Jesús”.

El caso del “Jesús” de Pagola levantó una fuerte polémica eclesial. Prueba de ello es que, el 21 de abril de 2014, el periodista Juan González Bedoya en un texto titulado “A vueltas con el Jesús de Pagola”, escribió, a propósito de esta polémica: “Los inquisidores se decían alarmados, sobre todo, porque el libro se estaba “vendiendo como rosquillas” y triunfaba fuera de España. Lo de las “rosquillas” lo escribió en el boletín diocesano de Tarazona el obispo de esa diócesis, hoy ascendido a Córdoba, Demetrio Fernández, el primero en tachar a Pagola de “autor muy dañino para las almas sencillas”. La misma posición secundaron en dicho boletín, con descalificaciones aún más gruesas, incluso personales, Luis Argüello, vicario de Valladolid, los teólogos José María Iraburu y José Antonio Sayés, y el obispo auxiliar de Getafe, José Rico Pavés, entonces director de la comisión para la Doctrina de la Fe en la CEE”.

Como ha demostrado en la rueda de prensa final de los trabajos de la Plenaria pasada, monseñor Luis Argüello es un obispo preocupado, desde hace tiempo, por la doctrina de la Iglesia.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo