En voz baja

El Papa Francisco utilizó unas hostias elaboradas en una cárcel

Cuando el pasado 16 de julio el obispo argentino de San Isidoro, monseñor Oscar Vicente Ojea, desayunaba con el Papa en la residencia de Santa Marta, este le habló acerca de, una presidiaria argentina que elabora hostias en un pequeño laboratorio en la cárcel. El obispo de San Isidoro le mostro al papa que el mismo utilizaba esas mismas hostias para dar sus misas.

Quizás por el especial cariño que tiene el papa hacia los presos este quedó conmovido por la historia. Más tarde recibió una carta y un paquete de hostias de parte de Gabriela Caballero, una argentina de 38 años que ha pasado tres años en la prisión de San Martín y a quien aún le quedan cuatro años más de condena.

Dos días más tarde Francisco utilizó esas mismas hostias en una de sus misas y le escribió una carta de agradecimiento a Gabriela en la que afirmaba estar seguro de que rezaba por él. En una entrevista de Il Sismografo Gabriela expresó su alegría, ya que no se imaginaba que respondería a su carta aunque sus compañeras le insistían: "el Papa te responderá, responde a todas las cartas. Este papa quiere reunirse con todo el mundo, en cualquier lugar".

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?