Diócesis

Más pastoral familiar para frenar la avalancha de solicitudes de nulidad matrimonial. El arzobispo de Toledo busca soluciones tras la petición de ayuda de los jueces eclesiásticos de Sevilla

Los expedientes matrimoniales de nulidad colapsan los tribunales interdiocesanos, de tal forma que monseñor Asenjo, arzobispo de Sevilla, ha solicitado la ayuda de la diócesis de Toledo para descongestionar de trabajo a los jueces eclesiásticos de Sevilla.

El Arzobispado de Sevilla ha solicitado la denominada "prórroga de competencias" para que asuntos de los que conocen los tribunales sevillanos puedan tramitarse en los tribunales de la provincia eclesiástica de Toledo.

En consecuencia, el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, considera "urgente y necesaria" la tarea pastoral familiar, por lo que se está elaborando un nuevo plan pastoral y que pretende trabajar la evangelización desde las familias.

Este mismo prelado ha puesto de manifiesto "los múltiples y agobiantes problemas" que actualmente tiene que afrontar la familia: la crisis económica, la educación de los hijos, etcétera.

La Iglesia es "consciente de la crisis moral y ética que subyace en todas estas situaciones" y también sabe que son los propios esposos los que deben dar una "respuesta razonable y coherente con los compromisos adquiridos en el matrimonio". Por ello, consideran que muchos de esos problemas deben ser resueltos y madurados en el periodo de "noviazgo", que constituye un "tiempo privilegiado" para conocer, profundizar en las capacidades psico-afectivas del amor conyugal.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?