Diócesis

El proceso de nombramiento del arzobispo de Madrid se ha acelerado

Osoro ha planteado un coadjutor con derecho a sucesión y se habla de Luis Ángel de las Heras, titular de León

Cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid. Foto: Archimadrid.
photo_camera Cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid. Foto: Archimadrid.

El proceso de nombramiento de un nuevo arzobispo de Madrid está en marcha. Un proceso que en las últimas semanas se ha acelerado, tal y como ya se percibe incluso en la archidiócesis.

Según ha podido saber Religión Confidencial, se han abierto dos vías paralelas de trabajo sobre esta provisión que afecta a la Iglesia particular más importante de España y una de las más relevantes de la Iglesia Católica.

El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, cumplirá el próximo 16 de mayo 78 años. La situación por la que atraviesa la archidiócesis está provocando que se adelante la perspectiva del cambio. En principio, la sustitución de Osoro tenía como fecha inicial la primavera de 2024, momento en el que dejará de ser Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española. 

Dado el estado del arzobispo de Madrid, y la evolución de determinados procesos, se está acelerando una sustitución que, en todos los casos, no será inmediata y que como pronto se pudiera anunciar antes del próximo verano.

El Papa en persona

A la vista de la relevancia de la archidiócesis de Madrid, el cambio de arzobispo será una decisión personal del Papa Francisco.

Se trata de una opción que podría condicionar incluso el proceso ordinario que se lleva adelante en España con la indicación del Papa, tanto de la modalidad de la sustitución como del nombre.

Aunque pueda parecer una anomalía, fuentes conocedoras del proceso apuntan que Osoro ha sugerido en Roma la posibilidad del nombramiento de un arzobispo coadjutor con derecho a sucesión.

Aunque inicialmente el arzobispo de Madrid repetía que el Papa le había pedido por persona interpuesta -un cardenal latinoamericano para ser más precisos- que siguiera adelante, la situación dentro de la archidiócesis ha provocado que sugiera que este tiempo, hasta el fin de la Vicepresidencia de la Conferencia Episcopal, lo pudiera hacer acompañado de un arzobispo coadjutor con derecho a sucesión.

El obispo de León

Durante estas últimas semanas, principalmente desde que se celebró la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, en el que éste fue un tema recurrente de conversación, se ha intensificado el rumor de que el cardenal Osoro ha propuesto al obispo de León, el claretiano Luis Ángel de las Heras Berzal, como su más que probable arzobispo coadjutor.

De las Heras nació el 14 de junio de 1963, con lo que tendría por delante un largo pontificado en Madrid.

Otro dato que justificaría esta forma de provisión de Madrid sería el de que Osoro quiere garantizar la compañía de su sustituto en previsión de lo que pueda pasar con los procesos judiciales que le afectan como presidente de varias fundaciones civiles.

Cobo, entre Santander y Madrid

La otra posibilidad que se baraja, en la vía ordinaria, es el nombramiento directo de un nuevo arzobispo, teniendo en cuenta que la archidiócesis de Madrid está en un momento complicado de gobierno.  

El obispo auxiliar José Cobo ha manifestado reiteradas veces y en diversos foros su voluntad de querer acceder a la titularidad de una diócesis, con lo que el cardenal Osoro se quedaría en la práctica con el auxilio solo de Juan Antonio Martínez Camino.

Jesús Vidal Chamorro cada vez dedica más tiempo a la diócesis de Alcalá de Henares, de la que es administrador apostólico.

No sería descartable que Cobo, que forma parte de la terna para la diócesis de Santander junto con un destacado sacerdote madrileño y con un obispo auxiliar, terminara recibiendo al cardenal Osoro en su tierra natal cuando éste se jubilara.

En la vía ordinaria de provisión de Madrid ya se han iniciado las consultas de forma discreta. Esto significaría que el Nuncio tendrá que concluir el proceso con la propuesta de una terna. Una terna, que puede ser de uno -según una inveterada práctica de la Iglesia-, en la que se refleje también la opinión de los miembros de la famosa “Comisión de ayuda al Nuncio”, comisión a la que pertenece el obispo de León, y en la que suele tener un papel destacado, bastante coincidente con el del cardenal Juan José Omella.

Ginés G. Beltrán

Aunque aún es pronto para ofrecer los nombres de la terna definitiva de Madrid, ya se barajan algunos candidatos. Quien aparece en todas las quinielas, y no solo para Madrid, es el obispo de Getafe, Ginés G. Beltrán, que ya cuenta con un obispo auxiliar, con lo que se facilitaría su traslado.

El nombre del obispo de Getafe también figura en las quinielas para otras sedes metropolitanas sobre las que ya se han hecho las pertinentes consultas, como es el caso de Pamplona-Tudela y Santiago de Compostela. 

La provisión de Pamplona parece inminente. El nombre que más suena es el del obispo de Osma-Soria, Abilio Martínez Varea, que también estuvo en la terna inicial de Santander.

La sorpresa Cerro Chaves

El caso de Santiago de Compostela es más complicado y podría traer alguna sorpresa con el nombramiento de un arzobispo que no hablara gallego. Parece haber coincidencia en los informes que apuntan al obispo de Lugo, Alfonso Carrasco Rouco. Una posibilidad que algunos descartan porque no pasaría el filtro de la “Comisión de ayuda la Nuncio”.   

La sorpresa de última hora para Madrid es la aparición en escena del arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves. Este supuesto retraería a la situación que se produjo cuando el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, quien después de poco más de un año en la sede primada, fue nombrado arzobispo de Madrid. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?