De Libros

Los problemas morales que provoca la ley de la eutanasia

Los profesores Navarro-Valls, Martínez-Torrón y Valero Estrellas analizan la normativa y la objeción de conciencia

Autores del libro.
photo_camera Autores del libro.

La denominada ley de la eutanasia, Ley Orgánica 3/2021, aprobada el 18 de marzo de 2021 por el Congreso, que entró en vigor en junio de ese año, ha sido calificada por sus promotores como uno de los avances más relevantes en cuanto a los derechos fundamentales de los españoles. Esa ley nos ponía, según sus promotores, a la cabeza de los derechos humanos en este aspecto del suicidio asistido y de la eutanasia.

No hay que olvidar que esta norma salió adelante con 198 votos de los siguientes grupos parlamentarios: PSOE, Unidas Podemos, ERC, Ciudadanos, PNV, EH Bildu, Junts, PDeCAT, Más País, Compromís y otras formaciones territoriales minoritarias.

Sin consenso 

Tampoco hay que echar en saco roto que esta ley fuera tramitada en plena pandemia, que el Gobierno no recabó oficialmente la opinión ni del Comité de Bioética, que se pronuncio motu proprio, ni de la Organización Médica Colegial, ni de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos.

Durante su tramitación en el Senado, una de las voces más críticas fue la del portavoz del Grupo de Izquierda Confederal, Koldo Martínez –médico intensivista-, de Geroa Bai, quien recordó al Gobierno “la escasa seguridad jurídica” de la nueva normativa. “La ley es deficiente, está redactada con muy poca calidad y lleva una enorme confusión”, aseguró. 

Problemas ético-jurídicos 

La realidad es que esta ley nos coloca en la cola de los países en cuanto a la defensa de la dignidad integral de la persona. Además de los efectos sociales, crea una serie de problemas ético-jurídicos de primer orden. Uno no menor es el de la objeción de conciencia del personal sanitario.

Por eso este libro de los profesores Navarro-Valls, Martínez-Torrón y Valero Estrellas es particularmente oportuno e interesante.

Demanda social y objeción 

En primer lugar porque, según hemos podido comprobar por las últimas informaciones sobre el desarrollo y aplicación de la ley, los datos son muy limitados respecto a la supuesta demanda social. En total, 171 muertes asistidas desde que entró en vigor la ley. Las Comunidades Autónomas de Cataluña y el País Vasco son las que tienen más casos de muerte asistida. Respecto a la objeción de conciencia de los sanitarios, Madrid es la Autonomía con mayor número de objetores.

Una cuestión determinante de esta ley, y ante esta ley, es la de la objeción de conciencia del personal sanitario, el motivo que ocupa este trabajo. Es necesario tener las ideas claras sobre qué es la objeción de conciencia como consecuencia práctica del derecho a la libertad de conciencia, un derecho reconocido y amparado por la Constitución.

Con un método propio de los estudios en el ámbito del derecho, con una claridad terminológica y una argumentación que hay que agradecer, los autores no solo se dedican a analizar el encuadre de la objeción de conciencia ante esta ley sino que profundizan en aspectos de contexto que son necesarios para darnos cuenta de la gravedad de esta norma.

Problemas morales en médicos y sanitarios 

Hay que destacar, por ejemplo, el estudio introductorio general sobre el derecho a la libertad religiosa y de conciencia, para pasar luego a abordar la ley de la eutanasia y los problemas morales que genera en los profesionales de la salud.

Un capítulo particularmente interesante es el dedicado a la objeción de conciencia a la eutanasia en el derecho comparado, donde se dan datos interesantes sobre esta práctica en países como Bélgica, Países Bajos, Colombia, Luxemburgo, Canadá o Nueva Zelanda.

Por último este libro, después de profundizar en la regulación de la objeción de conciencia en la ley de la eutanasia, nos ofrece un análisis crítico del Manual de buenas prácticas ante la eutanasia, del Ministerio de Sanidad, y un epílogo final con el sugerente título de: “Una ley que necesita ser revisada cuanto antes”.

Eutanasia y objeción de conciencia

Rafael Navarro-Valls, Javier Martínez-Torrón y María José Valero

Palabra

Libro.
Libro.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?