La magia de la Epifanía

La novela "Al Rey de los Ángeles" de Ramón Loureiro presenta un adecuado sentido de la religión que afecta la vida porque trasciende

Ramón Loureiro.
photo_cameraRamón Loureiro.

No es frecuente en los últimos tiempos que la buena literatura, la literatura de calidad, tenga como motivo un tema religioso cristiano. No son habituales las obras de ficción sobre narrativas sagradas con un tratamiento adecuado. Quizá porque estamos en la época de los microrelatos, no de los macrorelatos.

Por eso, y en primera instancia, esta novela, diario, desahogo de Ramón Loureiro, periodista gallego, escritor, cronista, Premio Letras de Bretaña, entre otros galardones, tiene especial relevancia. Pero ojo. No es una novela religiosa de tesis. Es religiosa por naturaleza, es decir, con un adecuado sentido de la religión que afecta la vida porque plenifica y trasciende.

Es Ramón Loureiro un mago del lenguaje y de la vida. Su universo, la Tierra de Escandoi, está plagado de muertos y vivos, de seres mágicos que compadrean con los reales, que son algo más que los presentes, los reales del pasado y del futuro.

El universo de Loureiro es Galicia, sus pueblos, sus gentes, sus catedrales, sus Iglesias. Nombres y hombres, más que mujeres, que se entrelazan en esta historia de Reyes, también Magos, que es una historia del sentido cristiano de la existencia.

¿Quién no hubiera querido poder acompañar a los Reyes, sabios magos de Oriente, en su caravana camino de Belén? ¿Quién no se ha imaginado, una y mil veces, cómo sería la preparación de ese viaje, también místico, también iniciático? ¿Quién no se ha sentido protagonista del don, que es al fin y al cabo, la gracia y también la literatura?

Ramón Loureiro no ha dejado de escribir del Reino de Bretaña y no ha dejado de acompañarse por los de siempre, que no pueden ser otros que los únicos en su tierra de Bretaña, Cunqueiro, monseñor Cal Pardo y otros más. Loureiro escribe con una pluma que le permite establecer conexiones entre la realidad cercana y la lejana, como si de una sinapsis freudiana habláramos.

De ahí que acompañar a Loureiro en su diario de preparación de la Epifanía de lo terreno y de lo eterno es como seguir la estrella de un escritor que sabe que no está solo en el mundo y que el mundo es compañía.

Un escritor, con grandes hechuras de periodista –no en vano es premio Julio Camba de Periodismo-, que lo mismo nos habla de la época del César Carlos que de los últimos atentados en Siria, o del hambre en le mundo, o del viejo instituto hoy clausurado.

Esta novela de permanente tiempo de Adviento es un canto a la esperanza y una invitación a saber mirar, a saber observar lo que nos rodea. Novela de prosa poética; relato de experiencias, de percepciones, se sensaciones, se sentimientos, de un mundo interior que aflora a través de la palabra.

Es cierto que Galicia es una tierra mágica, y no por repetirlo muchas veces, deja de serlo. Galicia da pie a esta novela que no sería posible sin Galicia. Los nombres de sus aldeas, sus iglesias, sus catedrales, en particular la de Mondoñedo, no son lugares físicos, son hogares del alma de quien no perdió la ilusión familiar de su infancia y ahora nos invita a abandonar el desencanto y volver al estado adánico, que es el de la pura gracia. Y qué mejor viaje que el de los sabios de Oriente camino del encuentro con la gracia, en sentido teológico. Yo me apunto.

Al Rey de los Ángeles

Ramón Loureiro

Hércules Ediciones

[email protected]

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes