De Libros

Contra la ideologización del cristianismo

La perspectiva de George Bernanos de lo que ocurrió en España desde el año 34 al 39 del siglo XX, es un aldabonazo continuo a la conciencia

George Bernanos
photo_cameraGeorge Bernanos

Escritos inéditos entorno a la guerra civil española

George Bernanos

Nuevo Inicio

La editorial Nuevo Inicio sigue en su empeño de traernos la mejor literatura francesa del XIX y XX. De acercarnos textos inéditos en español de grandes autores. Ya decía Von Balthasar a propósito de Bloy, Péguy, Claudel, y Bernanos que “pudiera muy bien ocurrir que en los grandes literatos católicos hubiera más vida intelectual original y grande, y capaz de crecer al aire libre, que en nuestra teología actual, de aliento algo corto y que se contenta con hacer poco gasto”.

Pues ahora tenemos un libro con un hilo conductor, el problema de la ideologización, de la instrumentalización de la fe, por parte de las ideas políticas y la perspectiva de Bernanos de lo que ocurrió en España desde el año 34 al 39 del siglo pasado.

El libro arranca con el inédito “La desgracia de las revoluciones: homenaje a Ramiro de Maeztu”, para ofrecernos ocho textos del “Diario de la guerra de España” y un añadido, “Escándalo de la verdad”, que hay que leer para entender incluso mejor los artículos anteriores.

Producción literaria toda ella publicada en las fechas entre 1936 a 1939 y en tres medios Le Figaro Littéraire, para el texto sobre Maeztu, en la revista de los dominicos Sept, para el diario de guerra, y en la Nouvelle Reveu Francaise para el opúsculo “Escándalo de la verdad”

La lectura de Bernanos, no siempre fácil, es un aldabonazo continuo a la conciencia. Más allá de las circunstancias históricas, el contexto en el que se elaboran estos escritos, sus tesis de fondo y sus afirmaciones, y sus frases, todo ello, hace las veces de una voz profética que nos saca de la modorra, de la tentación de un catolicismo burgués adormecido, de un catolicismo socio-cultural que olvide la raíz y razón de la existencia histórica de Cristo y de las consecuencias para la humanidad.

Y también de lo que le puede ocurrir a la Iglesia, al partido católico, a los clericales de ayer y de hoy. Es cierto que en no pocas ocasiones parece que prima el efecto estético, que se quiere conseguir con la frase, que el sentido. Por ejemplo, cuando dice que “El asunto de España envenena a la Cristiandad” o cuando hace determinados juicios sobre el carácter o la idiosincrasia del catolicismo español de la época. Pero estas afirmaciones obligan al lector a meterse más, a profundizar.

Serían muchas las afirmaciones que, más allá de la perspectiva de Bernanos sobre la Guerra Civil, sobre los políticos y la política católica en la Segunda República, o sobre Franco, nos ofrece este libro. Perspectiva, no hay que olvidarlo, francesa, influida sin duda por una historia, por el modelo de revolución que representaba la Francesa.

"Soy cristiano que no miente" 

Por ejemplo, el último párrafo de “Escándalo” es muy significativo de las tesis de fondo: “A eso hemos llegado. No basta ya con decir: “Soy cristiano”. Hay que decir: “Soy cristiano que no miente”, ni siquiera por omisión, que da la vedad entera, sin mutilarla. Que esta nueva caballería empiece por salvar el honor. Y puesto que hasta esta palabra ha perdido su sentido, que empiece por salvar el honor del Honor”.

Pero no puedo, a la hora de escribir sobre este libro, dejar pasar por alto el preámbulo a modo de largo ensayo que firma el arzobispo de Granada, monseñor Javier Martínez, y que desvela no pocas claves de su empeño editorial e incluso de algunas intervenciones suyas recientes.

De ahí sus referencia últimas a Maurras y a L ´Action Francaise, en la que por cierto Bernanos colaboró al principio. El que sí representa un aldabonazo a la conciencia de los católicos españoles es este texto de monseñor Javier Martínez. Tanto el cuerpo principal como en las notas. Un crítica implacable al catolicismo ideológico de izquierdas y de derechas, una crítica implacable al status quo, “al adulterio suicida de la Iglesia con la cultura burguesa”, a la separación de la religión y la política, al sacrificio de la libertad a la eficacia, a la apostasía silenciosa…

Lean por favor la nota 16 de la página xxxix sobre el voto de los católicos y su mensaje de que los católicos, una vez que votemos, “no deleguen jamás la tarea de iluminar este mundo con la luz y de darle sabor con la sal que nace de la Cruz Gloriosa de Cristo en nadie, porque esa tarea es indelegable”.  

El mejor, más atractivo y más auténtico Javier Martínez, sin duda. Como el mejor, el más tractivo, y el más auténtico Bernanos.

Portada del libro

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?