De Libros

Cómo explicar hoy el cristianismo para que se nos entienda

El teólogo Pablo Blanco explica el "cristianismo en trece palabras"

Pablo Blanco.
photo_camera Pablo Blanco.
Se podría decir aquí, con razón y razones, que la sombra del Catecismo de la Iglesia Católica es alargada. O del Compendio, si nos ponemos sintéticos. Pero no se trata de repetir, ni incluso de glosar meramente lo dicho en el libro normativo de referencia, sino de contextualizar y dar forma a la doctrina de la fe con un lenguaje asequible y con contenidos aptos para un destinatario que no tiene por qué tener un conocimiento profundo de lo que creemos.

De hecho, nuestro autor explica que este libro, que nació durante la pandemia, en su arquitectura base es el resultado de las intervenciones de don Pablo Blanco en “Relevant Radio” de Chicago, en conversaciones radiales con Sheila Morataya.

Esencia del cristianismo 

Por cierto, don Pablo es teólogo y el autor de referencia en España sobre la vida y el pensamiento de Joseph Ratzinger, es decir, Benedicto XVI. También hay que destacar que, durante años, ha estado impartiendo la asignatura de Introducción al cristianismo en diversas facultades de la Universidad de Navarra. Hecho que aquí influye, y no poco.  

Esto quiere decir que a la hora de ofrecer una respuesta adecuada a la cuestión de en qué consiste el cristianismo, implícitamente nuestro autor tenga presente la cuestión que ha marcado la teología en nuestro tiempo, la de la “esencia del cristianismo”.

No seré yo quien se meta ahora a analizar si en esta propuesta de explicación dialogada sobre lo que es, significa, implica y proyecta el cristianismo en la historia le faltan o sobran contenidos, argumentos, referencias, enfoques. Acaso lo que interesa a los lectores es si existe un perfil de destinatario, si el lenguaje es el adecuado, si es comprensible, si existen condiciones de recepción o de percepción, si es sintético o se va por las ramas. 

Creación, Biblia, Gloria...

Que quede claro, el corte lo pasa con nota alta. Y, por cierto, las palabras sobre las que se articula la propuesta, como centros temáticos, son: Creación, Biblia, Alianza, Carne, Persona(s), Pascua, Iglesia, Gloria, Gracia, Libertad, verdad, Amor y Oración.

Con una agradecida bibliografía final que dice mucho del enfoque que ofrece el autor a lo largo del libro. 

Pero lo importante de este libro, además de su utilidad para la formación de las conciencias, incluso para el trabajo de grupos en las parroquias, es que es una invitación a superar lo que pudiéramos denominar “el cristianismo discursivo”.

Dios es amor 

Un cristianismo abstracto, que al final se acaba convirtiendo en una propuesta ética en el supermercado de las opciones valorativas. O una propuesta cultural en la “guerra cultural” en la que estamos inmersos. Una trampa en la que al cristianismo le metió la Ilustración, principalmente.

No, este libro es una invitación a tomarse muy en serio aquello que dijo Benedicto XVI en su primera encíclica programática “Dios es amor”: “No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva”.

O como dice nuestro autor: “El cristianismo no es un moralismo, hemos repetido: es una doctrina creída y celebrada primero, para después ser vivida y rezada. El logos viene antes del ethos: primero la fe y después vivir conforme a la fe”.

El cristianismo en trece palabras

Pablo Blanco

Rialp

Portada del libro.
Portada del libro.
           

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable