Católicos

Semana Santa: La ACdP inunda 400 marquesinas con el testimonio de conversión de un traficante

La campaña “Ten esperanza, un ladrón se salvó” cuenta la vida de Ángel López Berlanga, un camello de la droga

Ángel López Berlanga.
photo_camera Ángel López Berlanga.

Con el título “Ten esperanza, un ladrón se salvó” la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) lanza esta campaña durante la Semana Santa hasta el martes de Pascua, 6 de abril.  En este tiempo de restricciones de manifestaciones religiosas, la ACdP estará presente en las calles españolas para celebrar la Pascua de Resurrección

En más de cuarenta ciudades españolas se podrá acceder en 400 marquesinas y anuncios en paradas de Metro al testimonio de conversión de Ángel López Berlanga.

Mientras cumplía su condena, Ángel se encontró por azar con una procesión en el centro donde estaba preso. Ante esta manifestación de religiosidad, inició su proceso de conversión.

Igual que san Dimas, el buen ladrón

La creatividad de la campaña es una ilustración del Gólgota y un código QR para que todo el mundo pueda ver en sus móviles el testimonio de Ángel López Berlanga. "Es un mensaje de esperanza para recordarnos que todos estamos llamados a la vida eterna, igual que san Dimas, el buen ladrón", explican desde la ACdP. 

Además, en el centro de la ciudad de Málaga, la ACdP ha dispuesto un Vía Crucis. En sus calles estarán disponibles las estaciones en varias marquesinas con un código QR que enlaza a los textos que propone el Vaticano para esta práctica. Se puede descargar el Via Crucis en este link. 

Ángel López Berlanga cuenta que durante mucho tiempo su vida era transportar droga hasta que le cogieron. Tras un juicio, le condenan a doce años de prisión en Perú. "Esos sitios eran terribles. Hacinados de gente, olor insoportable, algo inhumano. Muero aquí y me da igual todo". 

Su conciencia no le dejaba dormir 

También relata que durante su vida y las cosas que hacía, su "conciencia no le dejaba dormir". Cuando en la cárcel se topa con esa procesión "empezó a llorar". Había conocido a Dios y se sentía más libre en prisión que cuando estaba en la calle. 

El testimonio de conversión está disponible en este link. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes