Católicos

“Madre de Montealto ¡cuídalos! Por nuestras alumnas María, Begoña, Isabel y por sus familias”

La directora del colegio: “Impresiona ver cómo todo el colegio se está volcando con las familias afectadas. Hoy más que nunca Montealto es una familia de familias”

Canción de ex alumnas de Montealto a la Virgen por María, Begoña e Isabel.
photo_camera Canción de ex alumnas de Montealto a la Virgen por María, Begoña e Isabel.

Consuelo. Perdón. Esperanza. Fe. Unidad. Oración. Todos a una. Todos en Dios. Este es el clima y el ejemplo que están dando las familias y directoras del colegio de Fomento de Centros de Enseñanza Montealto en Mirasierra (Madrid) tras el fatídico accidente del jueves por la tarde. 

Una madre del colegio, con sus hijos en el coche, en lugar de pisar el freno para dar marcha atrás, pisó el acelerador con tan fatal casualidad que atropelló a tres niñas (Maria, Begoña e Isabel) que estaban justo delante de su vehículo, un Volvo 4x4 de grandes dimensiones. 

María moría en brazos de su madre 

María, de seis años, moría poco después en brazos de su madre (una empleada del colegio con cinco hijos más) a pesar de ser reanimada durante 40 minutos por los equipos de emergencias del Samur-Protección Civil. 

Las otras dos niñas, Begoña e Isabel, de 10 y 12 años, fueron trasladadas a los Hospitales Niño Jesús y La Paz, donde se encuentran estables en la UCI, una con un traumatismo abdominal y otra con traumatismo craneoencefálico moderado. Ninguna de las menores eran familiares entre sí. 

Durante estos dos días, las muestras de apoyo, consuelo y testimonios llenos de esperanza y perdón, no han cesado. 

“La mamá de la niña que ha muerto se tumbó en el suelo con su hija y la abrazó hasta el final diciéndole que la quería. Después se levantó y abrazó a la madre que había atropellado a su hija por accidente…" 

Este ha sido uno de los post más impactantes que circulaban ayer en las redes sociales. Demuestra la calidad humana de la madre de María, le brinda el perdón a la otra madre, rota de dolor, por haber atropellado fatalmente a su hija. 

Un rosario por Montealto durante 24 horas 

Las familias de Montealto no quieren buscar culpables y han abierto una cuenta de Instagram con la finalidad de organizar el rezo del Santo Rosario durante 24 horas por la tragedia ocurrida en el Colegio de Fomento Montealto. Este es el mensaje:

"Para pedir por María, por su familia y todas las familias afectadas. ¿Cuándo? El domingo 7 de noviembre desde las 00:00 hasta la 23:59 a la hora que mejor te venga.
¿Dónde? Donde estés, ¡la Virgen te escuchará igual! ¿Qué necesitas? Un correo electrónico y media hora del domingo. ¿Para qué necesitas el correo? Al inscribirte, para que pueda confirmarte la hora que has elegido. Gracias a todos! Solo podemos rezar por el alma de María, la prontísima recuperación de las otras dos chicas afectadas, y por toda la familia Fomento, en especial por Montealto". 

A estas horas, ya se ha llenado. 

Una canción por las tres niñas y sus familias 

Además, la cuenta de Instagram de las antiguas alumnas de Montealto, montealtoalumni han compuesto una canción por "nuestras alumnas María, Begoña, Isabel, padres y familiares. Madre de Montealto ¡cuídalos!" Su mensaje impresiona:

"Con inmenso dolor pero serenidad confiada nos unimos a los padres de María y a todas las #montealtoalumni implicadas en el accidente de ayer jueves y familiares. Hoy el @colegiomontealto se ha llenado de flores gracias a la generosidad y cariño de todas y cada una de las promociones de las antiguas alumnas, familias y personal del colegio.  

Formar parte de este colegio es un orgullo. Y es que como sabemos alumna hoy, pero alumni siempre. María forma parte de nuestra familia alumni y nos guía ya desde el cielo. Nos unimos en oración y recogimiento por las alumnas y todas sus familias a quienes ponemos bajo el manto de nuestra madre #reinaDeMontealto. Una vez más, un orgullo pertenecer a este colegio y la grandeza de su gente. Sabemos que nuestra meta es el cielo y que María intercede por nuestro caminar". 

Con la serenidad que nos da la fe 

El comunicado de la directora del colegio Araceli Barea, también demuestra la unidad, como una familia de este colegio:  “Estamos muy tristes por el trágico accidente que sucedió ayer por la tarde a la salida del colegio. Compartimos el inmenso dolor de los padres de María. Con la serenidad que nos da la fe, todas las familias de Montealto los acompañamos con nuestra oración y cariño. Rezamos también por la recuperación de nuestras dos alumnas. Impresiona ver cómo todo Montealto, familias, profesores, alumnos y alumni, se están volcando con las familias afectadas. Hoy más que nunca Montealto es una familia de familias”. 

Por su parte, la presidenta de Cofapa (Confederación de Padres de Alumnos) Begoña Ladrón de Guevara, declaraba a Religión Confidencial: "En estos momentos de sufrimiento podemos aportar esperanza. Lo que más ayuda es el ejemplo que nos están dando las familias. La unidad de Montealto y todo Fomento ha sido brutal. También de otros colegios y de toda la comunidad educativa. Los mensajes han sido de un grandísimo apoyo. Esto es lo que tenemos que poner en valor: la unidad, de ir todos a una, estar todos unidos en el dolor y en el acompañamiento. Damos así sentido a la vida. La noticia es el perdón, el cariño y la unidad de un colegio que trabaja para las familias y por la educación integral de las alumnas. La meta es el Cielo". 

"Sorprende la unión de nuestros colegios"

A última hora de ayer, circulaba otro mensaje en las redes sociales que no se sabía muy bien si era de la madre de María, la niña de seis años fallecida, de su padre, o de cualquier otro padre del colegio Montealto. El mensaje impresiona:  

"Buenas familia, he sentido que tenía que escribir esto... Una familia que siempre ha estado unida. A menudo, me pregunto por qué tuve la suerte de que mis padres un día eligiesen el colegio Montealto y el colegio el Prado para cursar mis estudios, para cultivar mi alma. Con el paso de los años fui yo quien debió elegir a qué colegio mandar a mis hijos. Nunca negaré que dudé si hacerlo a los mismos donde yo estudié. En días como hoy, comprendo y doy gracias por haber seguido los pasos de mis padres.

Ayer un terrible accidente se llevó al cielo a una de nuestras niñas.  Un terrible accidente dejó rotas a dos familias y heridas a otras dos. Mientras María se debatía entre la vida y la muerte su madre abrazaba y consolaba a la madre que la había atropellado. Entre tanto miles de llamadas y mensajes de texto circulaban por nuestros teléfonos preocupados por lo que estaba sucediendo en ese momento. Otras dos de nuestras familias acudían a los hospitales sin saber el estado de sus hijas.

A partir de ese momento, y mientras las peores informaciones se confirmaban, cientos de plegarias se dirigían al cielo, miles de abrazos consolaban a decenas de familias hundidas. Pero es ese roce, la fricción de los abrazos, y la llama de las lágrimas unidas, las que juntas han iluminado nuestra gran familia. Sorprende la unión de  nuestros colegios. La fé con la que conociéndonos, y sin conocernos, nos arropamos y lloramos juntos.

Hoy, y a pesar del dolor, no puedo sino soñar con la ilusión con la que los padres fundadores crearon una comunidad tan unida, y me pregunto si ellos también soñaron algún día con que hoy Fomento fuese una única gran familia que ríe al unísono, que reza unida, pero que sobre todo abraza y ayuda a quienes más lo necesitan. Hoy me siento orgulloso de poder compartir colegio con unos padres que a pesar del dolor consuelan a quién más lo necesita. Permanezcamos unidos, abracemos a quienes hoy sufren, sigamos ensañando estos valores a nuestros hijos, y recemos mucho para que María nos cuide a todos, y especialmente a sus padres, desde el cielo". 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?