Católicos

Francisco felicita a los dominicos en el VIII aniversario y les agradece la “profundización teológica de los misterios de la fe”

Con motivo del VIII Centenario de la muerte de Domingo de Guzmán, les exhorta a continuar el apostolado intelectual de la Orden

Fr. Gerard Timoner, maestro de la Orden de Predicadores.
photo_camera Fr. Gerard Timoner, maestro de la Orden de Predicadores.

El Papa Francisco ha escrito una carta a fray Gerard Francisco Timoner, O.P., Maestro General de la Orden de Predicadores, con motivo del VIII Centenario de la muerte de Sto. Domingo de Guzmán.

"En este año en que se cumple el octavo centenario de la muerte de santo Domingo, me uno con alegría a los Frailes Predicadores para dar gracias por la fecundidad espiritual de ese carisma y esa misión, que se manifiesta en la rica variedad de la familia dominicana a lo largo de los siglos", comienza el Santo Padre en su misiva. 

Predicadores comprometidos

El Papa recuerda  el celo por la salvación de las almas" de Santo Domingo,  que le "llevó a formar un cuerpo de predicadores comprometidos, cuyo amor por la sagrada página y cuya integridad de vida pudieran iluminar las mentes y encender los corazones con la verdad vivificante de la palabra divina".  

"En el Jubileo del nacimiento de santo Domingo a la vida eterna, querría expresar de manera especial mi gratitud a los Frailes Predicadores por la destacada contribución que han realizado a la predicación del Evangelio a través de la profundización teológica de los misterios de la fe" que se basa "en la sagrada Escritura, respetuosa con las cuestiones planteadas por la razón, y preparada para entablar un diálogo disciplinado y respetuoso al servicio de la revelación de Dios en Cristo", señala el Papa. 

Apostolado intelectual de la Orden 

Agradece a los dominicos "el apostolado intelectual de la Orden, sus numerosas escuelas e institutos de enseñanza superior, su cultivo de las ciencias sagradas y su presencia en el mundo de la cultura que han estimulado el encuentro entre la fe y la razón, han alimentado la vitalidad de la fe cristiana y han hecho avanzar la misión de la Iglesia de atraer las mentes y los corazones hacia Cristo. También en este sentido, no puedo sino renovar mi gratitud por la historia de servicio de la Orden a la Sede Apostólica, que se remonta al propio Domingo". 

 Además, recordó que el carisma dominico es un elemento fundamental en la sociedad actual: "El testimonio de la fraternidad evangélica, como testimonio profético del plan último de Dios en Cristo para la reconciliación y la unidad de toda la familia humana, sigue siendo un elemento fundamental del carisma dominicano y un pilar del esfuerzo de la Orden por promover la renovación de la vida cristiana y la difusión del Evangelio en nuestro tiempo". 

Mártires y dominicos ilustres 

En este año del aniversario, el Papa recuerda también a aquellos miembros de la familia dominicana cuyo martirio fue en sí mismo una poderosa forma de predicación. "O a los innumerables hombres y mujeres que, imitando la sencillez y compasión de san Martín de Porres, han llevado la alegría del Evangelio a las periferias de las sociedades y de nuestro mundo. Pienso en particular en el testimonio silencioso de muchos miles de terciarios dominicanos y miembros del Movimiento Juvenil Dominicano, que reflejan el papel importante e incluso indispensable de los laicos en la obra de la evangelización". 

El Pontífice, asimismo, resalta en su carta la labor de algunos dominicos ilustres: como fray Francisco de Vitoria, quien trabajó por la unidad de la verdad y la caridad, y por los derechos humanos universales, en la escuela dominicana de Salamanca. "Esto, a su vez, proporcionó el fundamento filosófico y teológico para los heroicos esfuerzos de los frailes Antonio Montesinos y Bartolomé de Las Casas en las Américas, y Domingo de Salazar en Asia, para defender la dignidad y los derechos de los pueblos nativos", indica. 

Artistas, comunicadores y profesores 

También resaltó la gran labor de la familia dominica en sus expresiones artísticas, profesores y comunicadores, como santa Catalina de Siena, las pinturas del beato fray Angelico y las obras de caridad de santa Rosa de Lima, el beato Juan Macías y santa Margarita de Castello. 

La familia dominicana abarca la vida contemplativa y la obra apostólica de sus monjas y hermanas religiosas, fraternidades sacerdotales y laicales, institutos seculares y movimientos juveniles.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable