Católicos

Experta logopeda: “A los sacerdotes les vendría bien sesiones de logopedia de cara a mejorar la técnica vocal”

Eva Aguirre, logopeda del Instituto Coincidir, afirma que algunos presbíteros padecen un cansancio de la voz debido a que no realizan una respiración ni vocalización correcta

Eva Aguirre, logopeda.
photo_camera Eva Aguirre, logopeda.

Eva Aguirre, experta logopeda en detección e intervención en dificultades forma parte del equipo del Instituto Coincidir de orientación personal y familiar en Madrid fundado por María Álvarez de las Asturias. 

Aguirre se ocupa de la evaluación de niños, adolescentes y adultos que tienen algún problema a nivel de lenguaje o del habla, de la voz o de la comunicación.

Seminaristas y sacerdotes

También ha tratado a seminaristas y sacerdotes. “Si en el seminario se detecta a algún candidato dificultades en el lenguaje, los formadores suelen ponerse en comunicación con expertos. Normalmente, los problemas suelen estar relacionados tanto con el lenguaje escrito como con la comunicación oral, por ejemplo, a la hora de organizar las ideas, elaborar el discurso, fluidez en el habla, buena vocalización o pronunciación de ciertas letras como la r”, explica esta experta a Religión Confidencial.

Según Eva Aguirre, sería muy positivo que, en los seminarios, además de la formación doctrinal que reciben los seminaristas, pudieran trabajar en técnicas de logopedia, “no como una asignatura, pero sí cómo algún curso de formación con nociones de técnica vocal así como de comunicación.

Algunos sacerdotes que ha atendido acuden a sesiones de logopedia para tratar alguna patología de la voz que presenta nódulos, o bien, no llegan a tener patologías pero sí llegan a padecer un cansancio de la voz debido a que no realizan una respiración correcta ni una vocalización adecuada. “Trabajamos estos aspectos para evitar agotamiento vocal o nódulos vocales”, expresa.

Mejorar el ritmo de su discurso

Otros sacerdotes acuden a sus sesiones para mejorar la velocidad y el ritmo en el discurso.

“Creo que a algunos presbíteros les vendría bien sesiones de logopedia de cara a mejorar la técnica vocal, es decir, trabajar en aspectos de relajación, respiración, vocalización y la impostación de la voz porque a alguno de ellos no se les entiende bien en sus homilías. Algunos sin ser conscientes, hablan en un tono más grave o más agudo de lo que le corresponde a su tono óptimo y conversacional”, explica Eva Aguirre.

A la hora de mejorar la impostación de la voz, desde el Instituto Coincidir trabajan para conseguir ese tono óptimo y conversacional en una escala de notas en el piano donde consiguen que la voz mejore y que el oído se acostumbre a trabajar en la tesitura que le es más cómoda en su configuración vocal que tiene esa persona concreta.

“Respecto a las homilías, también se puede adquirir habilidades de oratoria y de lenguaje para que las pláticas sean más interesantes y que el sacerdote conecte mejor con el pueblo. Es interesante que los presbíteros conozcan estas prácticas”, subraya la logopeda.

Inseguridad y falta de asertividad

Además, Eva Aguirre trata a niños, adultos y adolescentes a mejorar distintas dificultades en el aprendizaje relacionadas con trastornos del desarrollo del lenguaje o del habla, dislexias o dificultades en la pronunciación.

También en el campo de la comunicación se trabajan distintos tipos de problemas entre padres e hijos, dificultades en las habilidades sociales o a la hora de hablar en público. Todas estas dificultades pueden estar relacionadas con componentes emocionales como inseguridad, falta de asertividad o comportamientos de impulsividad.

“Los problemas del lenguaje y la comunicación no vienen solos, a veces se produce por una sobre exigencia en casa que puede acarrear baja autoestima, lo que conlleva a una dificultad en comunicarse bien con sus iguales. Además, la persona puede generar pensamientos negativos: no tengo nada que aportar, no tengo nada que decir, soy tonto”, explica Aguirre.

Heridas afectivas

Por lo tanto, al igual que la película “El discurso del Rey”, las personas con dificultad en el habla deben afrontar ese tipo de problema emocional que pueden causar inseguridad en el habla. Por esta razón, es importante conocer qué es lo que le está causando este problema o dificultad a nivel emocional y para ello, se necesita un diagnóstico que incluya los puntos fuertes y débiles de la persona, se evalúan aspectos a nivel emocional, afectivo y psicológico.

Así mismo, las heridas afectivas pueden causar trastornos en el habla y en la comunicación hasta unas habilidades sociales empobrecidas. “Por eso, es importante una terapia conjunta de psicología y logopedia donde la psicología ayude a la persona a reconocer y sanar sus heridas y la logopedia le ayude a poner nombre y a poner sus emociones y le ayude a mejorar su forma de comunicarse consigo mismo y con los demás”, explica la experta.

En esta línea, Eva Aguirre concluye que las ciencias humanas están al servicio del hombre y “Dios quiere que nos sirvamos de ellas en tanto en cuando nos ayuden a relacionarme como persona en relación con Dios, con los demás y conmigo mismo”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes