Opinión

Segundo favor de Alexia

Cruz de la Plaza de la Iglesia de San Martín.
photo_camera Cruz de la Plaza de la Iglesia de San Martín.

1.- ALEXIA ES VENERABLE:

El 5 de julio de 2018, el Santo Padre Francisco autorizó la promulgación del Decreto como Venerable, con el reconocimiento de virtudes heroicas, de Alexia González-Barros y González, que murió a los 14 años de edad y fue una constante en su vida la petición: “Jesús, que yo haga siempre lo que Tú quieras”.

2.- SOBRE LA SANTIDAD:

El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice en el punto 828: “Al canonizar a ciertos fieles, es decir, al proclamar solemnemente que esos fieles han practicado heroicamente las virtudes y han vivido en la fidelidad a la gracia de Dios, la Iglesia reconoce el poder del Espíritu de santidad que está en ella y sostiene la esperanza de los fieles, proponiendo a los santos como modelos e intercesores”.

Y en el punto 190 nos recuerda que el Espíritu Santo, la tercera Persona de la Santísima Trinidad, es la fuente y el principio de nuestra santificación.

El Código de Derecho Canónico termina proclamando, en el canon 1.752, que la salvación de las almas -la salus animarum- es ley suprema de la Iglesia.

3.- EL SEGUNDO FAVOR RECIBIDO:

Recientemente, a una persona que conozco el médico de familia le diagnosticó gangrena en tres dedos de su pie izquierdo y, con ese diagnóstico médico, la consecuencia estaba clara: amputarle los dedos gangrenados… La foto que recibí era verdaderamente espeluznante.

Faltaban nueve días para esa intervención y empecé a pedirle a Dios, a través de Alexia, que sanara esos dedos… También se lo comuniqué por WhatsApp a sus familiares directos, incluyéndoles la estampa de Alexia con la oración y, al terminar, en “el favor que te pido” incluimos: que no tengan que amputarle los dedos del pie izquierdo a… (y puse su nombre). Al principio, durante esos nueve días estuvimos rezando cinco personas; pero, poco a poco, se fueron añadiendo otras más.

Mi idea era: a mí me falta un poco de fe, pero si unimos la fe de muchos… ¡esto sale!

Ayer, el día de la intervención y tras la última prueba, el diagnóstico médico fue: nada de gangrena, lo que había era un tejido muerto en un solo dedo, no gangrenado y que no hacía falta operar. El interesado se fue a su casa muy contento.

Ahora le pido a Alexia que se vuelque y que consiga de la Santísima Trinidad un milagro aún mayor.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo