Opinión

Oraciones jaculatorias

Cristianos en oración.
photo_camera Cristianos en oración.

Le comenté que iba a hablar y escribir sobre las oraciones jaculatorias. Me dijo: te cuento un
chiste…

“Virgencita, Virgencita, te pido un novio para mi hermana, si le conviene, si le conviene… Y
para mí, aunque no me convenga…”

Ja,ja,ja… Bueno, no es exactamente eso. Y nos reímos los dos.

Un piloto conducía un avión con sus pasajeros… De pronto, apareció un serio problema. Y el
piloto, andaluz simpático, enseguida: Ozú, intentando salir del trance. Bueno, acudir a Jesús en
momentos de peligro, eso ya sí se puede considerar una jaculatoria.

Jaculatoria es una oración breve que va de nuestro corazón al Corazón de Dios.

Algunas están en la Escritura: “Señor, Tú lo sabes todo, Tú sabes que te amo” manifestando
arrepentimiento, como le pasó a San Pedro. “Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí” como
pidió el ciego, a la salida de Jericó, a la vera del camino por donde pasaba Jesús.

Otras son de toda la vida: “Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío”. “Corazón dulcísimo de
María, sed la salvación del alma mía”. Me dijo, no sabes el bien que hace a mi alma…

Otras se las inventa cada uno y manifiestan la situación del alma en ese momento.

Un buen sacerdote recomendó a una señora, que le hizo partícipe de su dolor, unas
jaculatorias de abandono de San Josemaría:

“Señor, Dios mío, en tus manos abandono lo pasado, lo presente y lo futuro. Lo pequeño, lo
grande. Lo poco y lo mucho. Lo temporal y lo eterno”.

“Hágase, cúmplase, sea alabada y eternamente ensalzada la justísima y amabilísima voluntad
de Dios, nuestro Señor, sobre todas las cosas. Amén. Así sea”.

Repetirla despacio, conscientes de lo que decimos, aceptando la voluntad de Dios, por dura
que sea, cuando aparece el anonadamiento, paladeándolas, serán una caricia del Cielo para el
alma.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?