Opinión

Crisis matrimoniales. Causas y soluciones (II)

Boda en una Iglesia católica.
photo_camera Boda en una Iglesia católica.
  1. PUEDE VENIR OTRA CRISIS TRAS UNOS POCOS AÑOS DE MATRIMONIO Y ALGÚN HIJO (continuación) 

SITUACIÓN DE LA MUJER:

Experimenta una cierta insatisfacción porque nota el peso de la familia y ya no nota la dulzura del noviazgo. Su corazón hace ya mucho tiempo que dejó de hacer chiribitas. - Chiribitas, según RAE, son lucecitas que se ven durante un tiempo, a veces incluso al cerrar los ojos, normalmente al haberse expuesto a una luz muy intensa y que impiden ver con claridad-. 

Y piensa: yo lo hago todo, pero no es verdad.

Es cuando la mujer nota con mucha pesadumbre el peso del hogar, de la casa, de los hijos, del control a la empleada, además de tener su propio trabajo profesional, si lo tiene y, sin embargo, echa en falta la dulzura que encontraba en el otro durante el noviazgo. Ella, además, puede descuidarse en ese querer atraerle… Y puede pensar: yo lo hago todo en esta casa, pero no es verdad…

UN CASO. En un matrimonio, que traté profesionalmente, ella me pareció que era la más valiosa de los dos. Además de guapa y buen tipo, bilingüe con el inglés, tenía un buen puesto profesional y muy buena reputación en su trabajo. Él era más mediocre, tanto física como profesionalmente. Sin embargo, se casaron y resultó lo contrario: Ella dando de mamar a su pequeño, me decía: es como si se me fuera la vida… Y él fue su, verdadero y necesario, punto de apoyo en el parto y en la lactancia… Después, vino otro hijo… Son un matrimonio estable y feliz, y un buen complemento.

Hay que saber que a la mujer le cuesta manifestar con claridad sus necesidades y, más aún, sus deseos afectivos, sus deseos sexuales, y tiende a considerar que es el marido el que tiene que adivinar lo que ella desea, aunque no se lo haya manifestado del todo. Pero, la realidad es que los hombres no tienen nada de adivinos…

SITUACIÓN DEL HOMBRE:

Suele echar en falta el tener más relaciones íntimas con su mujer.

Resulta curioso que, a veces, cuando se han tenido relaciones prematrimoniales, disminuyan en el matrimonio tras el paso de algún tiempo.

Las relaciones íntimas matrimoniales manifiestan cómo va el matrimonio y viceversa.

Me decía una madre joven, con 4 hijos: mi matrimonio va como van nuestras relaciones íntimas… Si nuestras relaciones van bien, estamos maravillosamente. Si van mal, estamos a la gresca… ¿Qué es causa y qué consecuencia? Da lo mismo; pero en un matrimonio joven, están en íntima conexión.

No obstante, es necesario tener coherencia: no se puede ser soltero por el día y casado por la noche.

Para las dificultades que puede haber en la primera fase de la convivencia matrimonial recomiendo mi libro

MATRIMONIO, HOY, Proyecto de toda una vida, pág. 33 a 52. BibliotecaOnline, Madrid, 2020.

Para el tema sexual recomiendo mi libro: MATRIMONIO, HOY, Proyecto de toda una vida, pág. 237 a 276. 

SOLUCIÓN

  1. Al principio de la convivencia matrimonial habrá que poner bien las bases de cómo deseamos que marche nuestro hogar, nuestra casa, nuestros hijos, de qué le corresponde realizar a cada uno en la casa, quién va a acudir con los hijos a los médicos, al colegio, a las actividades extraescolares, a todo. Y, una vez puestas las bases, retomar el rumbo cuando sea necesario modificarlas.

Uno se puede equivocar, pero nos equivocamos juntos, eso sí. Y no dejamos que, para no equivocarnos, la suegra se meta más de los debido.

  1. Me dijo un compañero: Si se te casa una hija, has ganado un hijo. Si se te casa un hijo, has perdido al hijo.

Será bueno atender a los parientes de uno y otro. Y ahí la mujer es la más importante, porque él suele dejarse llevar, tal vez pueda tener menos interés…

Me dijo una amiga: cuando mis padres se casaron, se llevaron a vivir con ellos a mi abuelo paterno, que se había quedado viudo. Mi madre atendió a su suegro hasta el final de su vida y lo hizo con tal dedicación y cariño, que mi padre no es que quiera a mi madre, es que la adora… Y pensé: la entrega tiene premio.

  1. Es falso que uno/a piense que lo hace todo, porque no será real.
  2. Siempre se puede reconsiderar lo que cada uno hace y replanteárselo de nuevo, para que todo se lleve entre los dos.
  3. Fundamental, conversaciones y encuentros que siempre acaben bien.
  4. Imprescindible: Tener tiempos para nosotros dos, solos, como los teníamos antes de casarnos.
  5. Pararse para descubrir y considerar lo que estamos logrando juntos, lo que estamos consiguiendo juntos y, al contemplarlo, disfrutar junto de todo ello. 
  6. La mujer debe aprender o al menos intentarlo, a ser diáfana con su marido. Y el marido debe aprender el lenguaje propio de su mujer.
  7. A veces la casa puede ser un problema:

Ella me decía: antes de casarme trabajaba en el banco muchísimas horas y llegaba a casa y todo lo había hecho mi madre. Ahora, casada, sigo trabajando las mismas horas y llego a casa y… todo por hacer… ¿Solución? Buscar el remedio entre los dos.

Él me decía: la comida que me gusta a mí es la que hacía mi madre… ¿Solución? Buscar el remedio entre los dos.

LA UNIÓN MATRIMONIAL CONSIGUE LO QUE UNO SÓLO NO PUEDE CONSEGUIR, PORQUE EL MATRIMONIO ES EL PERFECTO COMPLEMENTO ENTRE UN HOMBRE Y UNA MUJER.

SOLUCIÓN: Cuidar el Matrimonio día a día, cuidar la unión de los dos día a día, que se vaya fortaleciendo, con el paso de los años, cada vez más.

UN CASO: No podían ser más distintos. Ella, abogada, una yuppie, guapa, simpática, le gustaba acostarse pronto porque, me decía, por la mañana meto la directa y… voy como un rayo. Él, físico, mucho más parsimonioso que ella, le gustaba ser maruja, me decía en tono de guasa, le gustaba trasnochar y por la mañana se arrastraba. Pero han llegado a ser un buen complemento y me comentaban: los ocho años que llevamos juntos han sido los mejores de toda nuestra vida…

Rosa Corazón

Doctora en Derecho

Abogada rotal

Profesora

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?