Opinión

Crisis matrimoniales. Causas y soluciones (I)

Boda.
photo_camera Boda.

LIDERAZGO

¿Quién es líder?

Podemos considerar que líder es una persona de profundas convicciones, con una vida coherente con lo que cree y desea y a lo que aspira y que… ¡arrastra...! porque ¡atrae...!

El Papa Francisco habla de los santos de la puerta de al lado. Del mismo modo, el líder es, puede ser, una persona normal y corriente, con una vida llena por el trabajo y la familia y su relación con Dios.

¿Podemos aspirar a ser líder? Sí, podemos aspirar, dentro cada cual de su propia personalidad y, por ello, sobresaliendo más o menos en las distintas parcelas de la vida.

Pero, seamos como seamos, el líder arrastra a otros hacia el bien porque su vida atrae.

Hay quien considera líder a una persona que es un as de las finanzas, que sale en la prensa rosa, de la que se habla en los medios, que consigue muchísimo dinero… Pero desgraciadamente. a veces, el final de esos líderes no es nada deseable… Y, en ocasiones, ese liderazgo puede ser fruto de un tirón televisivo, de una ayuda promocional, de un buen asesor de imagen, de un grupo de personas alrededor que, por conveniencia, empujan e impulsan al futuro líder, de…

Recordemos, líder es la persona que tiene una vida coherente con sus convicciones y, arrastra a otros, empezando por los propios, hacia el bien, porque la coherencia de su vida atrae.

EL LIDERAZGO INCLUYE NECESARIAMENTE LA PROPIA FAMILIA

No se puede ser líder en el trabajo, en la política, en la actividad social y ser un desastre en la familia.

El saber dirigir la propia familia está en el centro del liderazgo.

No quiere decir que todo vaya bien; pero sí que, de los errores, aprendemos y nos enmendamos, para evitar que se repitan.

EN EL CENTRO DE LA FAMILIA, ESTÁ EL MATRIMONIO

Una mujer casada, con 4 hijos, al oírme decir que lo primero en la familia es el matrimonio, la unión de los dos, me dijo: Nunca lo había oído, pensé que lo primero en la familia eran los hijos.

El matrimonio se inicia con la boda; pero es un camino que se va haciendo, que se va recorriendo día a día, fortaleciendo la unión de los dos, la unión matrimonial y eso es algo de los dos, es algo que se va construyendo o reconstruyendo poco a poco.

¿SON POSIBLES LAS CRISIS EN EL MATRIMONIO?

Sí, claro que son posibles.

En toda vida hay periodos de crisis.

Se estudia en psicología la crisis de la adolescencia, -cuando el niño o niña adolescentes se hacen insoportables-, la crisis de la edad media, a los 40 años o 50 o…- cuando es típico querer lo contrario de lo que se tiene y, de un impulso, puede tirarse por la borda todo lo logrado y la crisis de la ancianidad. Además, de otras muchas por las que podemos transitar.

Las crisis son periodos que implican un paso adelante en la madurez, o a al menos en el paso de los años, y que suponen replantearse cuestiones de otro modo a lo anteriormente vivido.

Hay que tener mucho cuidado en las crisis para no tomar decisiones equivocadas, al menos en cuestiones importantes de la vida. Y lo mismo sucede en el Matrimonio.

¿DE QUÉ CRISIS PODEMOS HABLAR EN EL MATRIMONIO?

¿A QUÉ SE DEBEN?

Dada mi experiencia en esta materia, yo las dividiría en 3 grandes grupos, sin que esto sea ni obligatorio para todos los matrimonios, ni que haya otro modo de considerarlas.

  1. LA INICIAL
  1. PUEDE SER POCO DESPUÉS DE LA BODA

He defendido nulidades matrimoniales en las que ya, la noche de bodas, uno de los dos piensa: me he equivocado. En las que se va a la iglesia sin querer ir, pero que no se es capaz de parar la boda. En el viaje de novios, otra pareja con la que comparten el viaje, le pregunta: oye, ¿tú eres feliz? En otro caso, en el viaje de novios, es tal la dependencia respecto a su madre, que todos los días tiene que llamarla por teléfono, dándole todo tipo de explicaciones. También en las que la despedida de solteros es irse de fulanas y me pregunto y le pregunto a la mujer ¿es posible prepararse así para contraer un matrimonio fiel hasta la muerte? O en las que, en la celebración de la boda, corre libremente la coca y acaban, a la mañana siguiente, metidos vestidos en la piscina…

Han sido crisis matrimoniales procedentes de un matrimonio nulo que, tras las pruebas practicadas, el Tribunal de la Iglesia declaró que había resultado probado, llegando hasta la certeza moral, que ese matrimonio es nulo, es decir, nunca existió.

Para saber más sobre las Nulidades Matrimoniales, recomiendo mi libro:

NULIDADES MATRIMONIALES. Lo que hay que saber antes y después de casarse.

Editorial Logos. Argentina, 2019.

Vivir bien el noviazgo es fundamental para contraer bien el matrimonio.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?