Opinión

Alexia me hizo un favor mayúsculo

Siempre me llamó la atención Alexia, niña que quería ser numeraria y no llegó a los catorce años.

Leí un par de libros sobre su corta vida y concluí: Sí, Alexía, es santa; pero su madre, Moncha… ¡más..! A ella le debe todo.

Conocí a Moncha, coincidimos… Y un día, me crucé con ella por la calle. Le dije: Moncha estoy escribiendo un libro sobre lo mío: el Matrimonio y las Nulidades Matrimoniales. ¿Qué me sugieres? Me contestó: di, que los hombres se casan; los animales, se aparean. Las dos estábamos de acuerdo en tantas cosas: En el matrimonio, el tema sexual no es ni lo primero, ni lo más importante; pero tampoco tiene poca importancia. Como todo, es acto de amor: yo busco tu bien y es un bien para mí. El Matrimonio es idea original de Dios Padre Creador. El matrimonio es el perfecto complemento entre un hombre y una mujer.

Luego, por avatares de la editorial, en vez de uno salieron dos libros.

Me animaron a la Tesis Doctoral y ahí me metí. Años trabajando e investigando documentos de España, en Londres, San Gallen en Suiza y Salzburgo en Austria.

Tenía la Tesis redactada y… el director me dejó tirada: búscate otro, me dijo.

Me dirigí a otra Universidad y a otro director, nada. De nuevo, a otra Universidad y a otro director, nada. Y otra vez, a otra Universidad y a otro director, tampoco…

Un día, me acerqué a rezar a la iglesia de San Martín en Madrid, porque ahí está el Santísimo expuesto. Allí están los restos mortales de Alexia. Al terminar de rezar, me dirigí a su tumba, a la entrada de la iglesia, a la izquierda y le dije: Alexia, si es para bien, ayúdame y que salga mi Tesis.

Esa noche, en la cama, dando vueltas hasta conciliar el sueño, se me ocurrió: si hasta ahora he acudido a hombres y me ha ido tan mal… ¿Por qué no acudir a una mujer? Y de pronto lo vi claro:

¿Qué Universidad? La mía, la Complutense.

¿Qué Departamento? Eclesiástico del Estado, pues mi Tesis es sobre el Impedimento Matrimonial de Afinidad a lo largo de la historia de la humanidad y su repercusión en la legislación civil.

¿Qué directora? Irene, gran mujer y muy buena profesora. Acudí, me acepto, trabajamos juntas un tiempo para mejorar y adecuar lo ya escrito y mi Tesis vio la luz

¿Resultado? Excelente. Más de lo que hubiera podido imaginar.

Publicada en la Universidad Complutense 

Sobre la santidad, dos comentarios:

San Josemaría Escrivá clamaba a Dios: Hazme santo, mi Dios, aunque sea a palos… (Forja, 391)

Cuenta Louis de Wohl en su libro La luz apacible que le preguntó a Santo Tomás de Aquino su hermana Theodora: Tomás, ¿cómo se convierte uno en santo? Queriendo, le respondió. Y sorprendida la hermana, le insistió: ¿Queriendo?... ¿Eso es todo? Sí, Dios pone el resto.

De nuevo, me he acercado a Alexia. Pero esta vez para pedirle perdón, por haber tardado casi doce años en poner por escrito el favor recibido por su intercesión.


Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?