Opinión

¿Dar o acumular?

Naturaleza.
photo_camera Naturaleza.

Nos empeñamos en acumular, cuando la propia Naturaleza nos habla de que el secreto de la vida esencial está en dar. Somos naturaleza y, cuanto más nos centramos en amontonar, más actuamos “contra natura”. La Naturaleza nos mantiene en vida: el sol, el agua, el aire, la tierra… todo es un regalo. Ellos son imprescindibles y posibilitadores de nuestra vida; y no hemos tenido nada que ver en la existencia de estos elementos vitales para nosotros. La tierra por la que transitamos nos sustenta, nos alimenta, nos acoge. Todo se nos ha dado.

Ponen en boca del papa Francisco:

“Los ríos no beben su propia agua;

los árboles no comen sus propios frutos.

El sol no brilla para sí mismo;

las flores no esparcen su fragancia para sí mismas.

Vivir para los otros es una regla de la naturaleza”.

La naturaleza nos evoca generosidad.

El Maestro de los maestros invita a sus seguidores no solamente a dar, sino a darse. Para esto no hace falta tener muchas cosas, se necesita ser, la entraña de la donación. Él va por delante en la excelencia. Fue capaz de dar lo más sagrado, la vida, por quienes amaba. Si Dios es entrega y donación, su obra, la Naturaleza, está creada a su imagen y semejanza. Es hechura de sus manos. Cuando cuidamos su obra nos cuidamos a nosotros mismos, también naturaleza, y cumplimos su voluntad.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?