Opinión

El maltrato a los padres en España de la nueva ley de educación

Paremos la Ley Celaá.
photo_camera Paremos la Ley Celaá.

Claro que sí!  Que en España no queremos que se maltrate a nadie, sea quien sea.  No queremos que haya ni un solo mal trato a ninguna mujer, ni a ningún hombre; no queremos ni un solo mal trato a ningún extranjero o migrante; no queremos ni un solo mal trato a ningún menor; no queremos ni un solo mal trato a ningún discapacitado; etc, etc.

El motivo es muy sencillo. Como somos un país cristiano y católico, igual que de Madrid al Cielo, de España al Cielo. Es decir, acogemos y deseamos ayudar a todos.

Pero ahora, no se sabe porqué, nos encontramos con una ley de educación que maltrata a los padres que tienen hijos en edad escolar en España.

Los padres de hijos con discapacidad ya no podrán contar con la maravillosa ayuda, para sus hijos, de la enseñanza especial.

Los padres que quieren para sus hijos el ideario de un centro concertado ya no podrán optar a ello.

Los padres que desean para sus hijos una enseñanza religiosa ya no la tendrán.

Los padres que desean para sus hijos una enseñanza diferenciada no podrán elegirla.

Vaya! Una de las manifestaciones fácticas de la libertad (aunque no la única) es la posibilidad de elegir entre diversas opciones.

Ahora, con esta nueva ley de educación, se suprimen las posibilidades que los padres ya tenían a la hora de elegir la educación de sus hijos, amparadas durante más de 30 años por la Constitución y deseadas por la inmensa mayoría de los españoles.

Esta nueva Ley violenta la voluntad de los padres y a eso se le llama, igual que a la violencia física, maltratar.

Juan José Corazón Corazón

Sacerdote

Doctor en Derecho Canónico

Doctor en Derecho

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable