Opinión

Lo que dice monseñor Reig Pla

Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares, con el  papa Francisco.
photo_camera Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares, con el papa Francisco.

Lo que no se puede negar es que el obispo de Alcalá de Henares, monseñor Juan Antonio Reig Pla, habla claro y se le entiende todo. Si no me creen, vean la Carta Pastoral que acaba de presentar con el título “Caminar juntos siguiendo fielmente a Cristo y a la Iglesia”.

Un texto amplio, que sigue la estela de lo que antes se llamaba el Plan de Pastoral de la Conferencia Episcopal, pero que tiene algunas glosas y añadidos dignos de meditar. No se puede negar que a monseñor Reig decir la verdad y llamar a las cosas por su nombre no le da pánico.

Dicen que monseñor Reig es un verso suelto, que no se atiene a los dictados, a las consignas, y que no está constantemente mirando para los lados a ver qué dicen de él. Tampoco parece que tenga mucha pretensión de medrar dado que otea en el horizonte la presentación de su renuncia a los 75 años. Renuncia que, algunos suponen, le será aceptada en el minuto menos uno.  

Merece la pena leer la carta. Les reproduzco algunas de sus afirmaciones principales para que se hagan una idea de por dónde va el texto. He aquí sus palabras:

“A esta breve reflexión sobre el matrimonio y la familia que ofrece el  documento  de  la  CEE  conviene  añadir  el  hachazo  final  que  ha  supuesto el globalismo individualista que, anclado en la “deconstrucción de  la  antropología  cristiana”,  promueve  además  de  la  ideología  de  género  la  llamada  teoría  “queer”  que  rechaza  cualquier  referencia  a  la  heteronormatividad,  considera  tanto  el  género  como  el  sexo como realidades fluidas, propone como liberación de la mujer la anticoncepción y el aborto y se encamina por las sendas del transhumanismo. El vehículo para transmitir esta nueva realidad antropológica y familiar es la utilización del llamado “metalenguaje” con el que a través de  las  palabras  se  quiere  cambiar  la  realidad.  Del  mismo  modo,  se  ha  producido  un  asalto  en  el  campo  de  la  educación  introduciendo  estas  nuevas  ideologías  a  través  de  los  “Estándares  de  educación sexual” inspirados fundamentalmente por organizaciones vinculadas a “Planned Parenthood ” y que han sido introducidos radicalmente por la nueva ley de educación en España, la llamada ley Celaá.

Lo  grave  de  esta  ley  es  que,  además  de  introducir  la  ideología  de  género  y  la  teoría  “queer”,  pretende  empoderar  a  los  niños  frente  a  sus  padres,  sustrayéndoles  a  estos  su  derecho-deber  a  educar  a  sus  hijos. Con la anticoncepción, el aborto y las ideologías nombradas se pretende  promover  cambios  en  la  identidad  y  orientación  sexual  de  los niños aprovechando sus emociones o sus etapas de inmadurez, se proponen los “modelos diversos de familias” y, en definitiva, se reduce toda  la  riqueza  de  la  sexualidad  humana,  pensada  en  su  diferencia  como “vocación al amor”, al gusto, al placer y a la satisfacción afectiva al margen de las virtudes y la capacitación de la libertad para el don y el descubrimiento de la esponsalidad, la belleza del matrimonio y el bien social de la familia.

Todas estas realidades, que hemos recordado en otras ocasiones nos sitúan ante una colosal batalla cultural y ante la necesidad de una nueva evangelización, sabiendo que la cultura hegemónica, las nuevas leyes  injustas  promulgadas  y  los  invasivos  medios  de  comunicación social  están,  mayoritariamente,  en  contra  de  la  antropología  cristiana  y, si no hay criterio para su utilización, alcanzan a todos, incluidos los adolescentes y niños”.

Vamos, igual que lo que dicen que se va a enseñar en clase de religión.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable