Opinión

“El País”, a por algún obispo que otro

Comparecencia de Ángel Gabilondo sobre la investigación de los abusos en la Iglesia.
photo_camera Comparecencia de Ángel Gabilondo sobre la investigación de los abusos en la Iglesia.

El pasado sábado, el diario “El País” publicaba una noticia, con llamada en portada, que decía que un obispo recoloca a un cura condenado por distribuir pornografía infantil.

La noticia, rara ciertamente, se refería al recién estrenado obispo de Coria-Cáceres, monseñor Jesús Pulido. Por cierto que la diócesis emitió ese día un clarificador comunicado que ponía la información en su sitio.

Al margen de la historia, la impresión que daba es que el centro de atención, el destino del dardo, era el obispo, por una cuestión espinosa. Del análisis del texto no se llegaba a deducir que, preguntada la diócesis, previa publicación de la noticia, se hubiera dado una respuesta adecuada o satisfactoria para el medio. O no se hubiera recogido, por salvar lo que no sabemos si es salvable. 

Inmediatamente me acordé de la extensa información que el pasado domingo 21 de agosto publicó el diario de PRISA, también en portada. El titular decía: “Al menos 39 prelados han sido acusados de tapar abusos”.

No voy a entrar en el análisis minucioso del texto. Solo diré que las fotos apuntaban a los de siempre, Rouco y Sanz Montes. En el texto incluso se indultaba a algún otro solo por el hecho de que hubiera concedido una entrevista al diario. En fin. 

Lo que parece deducirse de esta historia, serie en continuidad, -la investigación de los casos de pederastia por parte de “El País” en España-, es que el periódico está buscando o necesita que algún obispo español sea ajusticiado, no sé si por lo canónico o por lo civil.  Ahí tendríamos una muestra de su éxito periodístico.

Es decir, si este periódico estuviera en sus mejores épocas, siguiera siendo una institución poderosa para la opinión pública, todo su esfuerzo, todo lo que han publicado sobre esta materia, hubiera conducido inevitablemente a una tragedia en la Iglesia en España. Hace algún tiempo, no muy lejano, publicada “El País” un titular de esos y temblaba el misterio, caían ministros, incluso gobiernos. Y no digo nada si iba acompañado de un editorial.

Pero parece que ahora su fuerza prescriptora ya no es la que era. El contexto mediático, social, y eclesial, tampoco es el mismo. Solo queda insistir, poner el foco en el objetivo y repetir, caiga quien caiga.

Por cierto que Ángel Gabilondo, que no en vano es catedrático de metafísica, ya ha dado los primeros datos de la investigación del defensor del pueblo, y de los primeros trabajos de la comisión gubernamental. Ha cogido la delantera. Y lo ha hecho con la mesura que le caracteriza, sin una palabra más alta que otra. Como diciendo que no hay que precipitarse. A ver cómo gestiona la utilización política de su trabajo.

Veremos qué pasa con las investigaciones, estudios, tesis doctorales et alii sobre la pederastia en la Iglesia en España. Descubriremos no a más tardar si la pretensión de “El País” es contagiosa y hay quien cae en la trampa y en la dinámica que marca el medio. Así podremos descubrir que el poder de “El País” es latente y no tanto patente.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?