Opinión

Un nudo gordiano para el Gobierno

La reforma de la ley de 2010 se está convirtiendo en un nudo gordiano para el Gobierno. El hecho de que el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, trabajara con una orientación acertada en la propuesta de reforma levantó la sospechas de los sectores laicistas, que suelen coincidir con los demoscópicos del PP, que aprovecharon toda la artillería para paralizar esa reforma. La insistencia en esta materia, a tiempo y a destiempo, de la Iglesia y de las diversas iniciativas de la sociedad civil supone mucho más que una llamada de atención a un Gobierno que incluyó en su programa electoral la reforma de la citada ley.

Es posible que Rajoy no se quiera hacer la foto con el cardenal Rouco por eso de que sería como retratarse con la voz de su conciencia. El hecho de que, según dicen fuentes del Gobierno, se pueda producir un encuentro reservado entre la Vicepresidenta del Ejecutivo y el Presidente de la Conferencia Episcopal –como es habitual, por otra parte- no significa nada más que en las relaciones entre la Iglesia y el Gobierno siempre hay temas que están pendientes. Por otra parte, existe la percepción de que la influencia "católica", incluso dentro del Gobierno, está en horas bajas.

La Iglesia sabe que solo la presión de la sociedad civil y de los agentes pro vida y pro familia haría que Rajoy tomara la decisión adecuada y saliera de ese estratégico punto muerto, con perdón. Con esta baza cuentan quienes dentro del PP se desgañitan en intentar explicar las cosas a sus compañeros de partido. El ejemplo de la iniciativa "One of us" es muy elocuente, lo que ocurre es que su eficacia está limitada allende nuestras fronteras.

Por otra parte, las fuerzas de la sociedad civil están mermadas por las diversas estrategias de los actores públicos. El Foro de la Familia, que se caracteriza por cuidar su argumentario, ha lanzado la idea de una posible manifestación pro reforma de la ley del aborto. Mientras, el contraste que siempre ejerce Hazte Oír apuesta por sacar los colores al PP dejando en evidencia sus incoherencias y alertando de escenarios electorales, para este partido, nada halagüeños.

Lo que está claro es que en esta materia Rajoy y los suyos ha claudicado de una función regeneradora de la sociedad. El tiempo pasa muy deprisa. Cuando se quieran dar cuenta, llegan las urnas. A no ser que eso es lo que esperan, que se acerquen las papeletas...

José Francisco Serrano Ocejajfsoc@ono.com

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?