Opinión

Nos vamos de teología

A estas alturas del mes de julio, ya es hora de irse de teología. Es decir, de meternos en algún curso de verano de esos que permiten la mezcla de ciencia tranquila con el disfrute de la amistad, el diálogo siempre sereno y la convivencia

teologia biblia
photo_camera teologia biblia

De entre la múltiple oferta habitual de cursos de teología en las universidades de verano, bueno, ya no tan habitual desde que san Dámaso dejara de organizar el suyo en El Escorial, me parece interesante lo que, una vez más, ha montado la Escuela de don Olegario González de Cardedal en la Magdalena, en Santander. Porque más que Escuela de Teología Rahner-Balthasar es la Escuela de los discípulos y amigos de don Olegario.

Por cierto, hablando de don Olegario, no hay que perderse su último libro “Invitación al cristianismo. Experiencia y verdad”. Y no hay que hacerlo por varios motivos. El primero, la síntesis que ofrece sobre la naturaleza del cristianismo. Y el segundo, por algunos incisos con jugo que añade, por ejemplo, el dedicado a lo que denomina “la simplificación cartesiana de la liturgia”, o la crítica a J. P. Meier.

Pero volvamos al curso. “Iglesia y religión en España. A los cuarenta años de la Constitución española”, del 23 al 27 de julio, es decir, ya, en el incomparable marco de los cursos de la UIMP.

En un momento en el que desde diversos ámbitos políticos y sociales se está revisando este periodo de la reciente historia de España, proponiendo una “nueva transición”, es necesario conocer de primera mano los logros alcanzados, valorar el camino recorrido, repasar el papel de la Iglesia, y, finalmente, sentar las bases para que esta historia exitosa pueda prolongarse.

Nombres de ponentes, que siempre son atractivos: Benigno Pendás, Julio Iglesias de Ussel, Juan María Laboa, Olegario González de Cardedal, Ángel Cordovilla, Rufino Callejo de la Paz, Pedro Escartín Celaya, Araceli Mangas, y algún otro más. Por cierto, sin obispos o arzobispos en el programa.

Allí nos vemos.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?