Opinión

A por monseñor Jesús Sanz Montes

Jesús Sanz Montes.
photo_camera Jesús Sanz Montes.

Ayer, noche de arzobispos en La Sexta, televisión del Grupo Atresmedia, de Planeta. El programa “Salvados”, la misma cabecera que entrevistó al Papa Francisco, se marca un programa cuyo protagonista es el arzobispo de Oviedo, monseñor Jesús San Montes, miembro del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal. Hay que esperar por tanto que alguien de la Iglesia diga algo públicamente.

Segunda parte de la franja de noche, el arzobispo emérito de Tánger hablando de los inmigrantes. Un eclesiástico conocido por los medios. No sé si esta noche hablará también de los medios de la Iglesia en España. El contraste. Para que quede claro, dos Iglesias, la buena y la mala. 

Pero vayamos a la tesis del programa contra Sanz Montes. El arzobispo de Oviedo, conservador, discípulo dilecto de Rouco, tiene una debilidad, los bienes de la Iglesia, pasión por acumular patrimonio, contra el pueblo, contra las religiosas de Lumen Dei -sin especificar qué Lumen Dei- que están dedicadas en El Viso a los pobres y en Barcelona. 

El caso Lumen Dei (ver aquí todos los pasos dados). Vamos a ver, si Sanz Montes está haciendo lo que quiere el Papa Francisco a través de su Congregación para la Vida Consagrada, purificar a determinadas instituciones. Por lo tanto, Sanz Montes hace lo que pretende Roma. Pero un aspecto de esta historia es analizarla desde el pasado, teniendo en cuenta qué obispos españoles anteriormente estuvieron implicados en este caso. Ojo al dato.

Dos referencias del contenido del programa: problemas de gestión del patrimonio inmatriculado por la diócesis de Asturias y el caso Lumen Dei, que daría para escribir un libro.

Casos pendientes con las inmatriculaciones. No quiero dar ideas pero como los de “Salvados” vayan por todas las diócesis, llenan la parrilla hasta el 2050. Por cierto, parece que no hay voluntad de algunos medios de explicar bien lo de las inmatriculaciones, que está muy claro, que hasta el Gobierno dijo que se hizo de manera impoluta. 

Dos estrategias permanentes del programa: relacionar casos distintos y descontextualizarlos con la típica estrategia post hoc ergo propter hoc, argumentos llevados ad absurdum, entre otras. Demagogia, vamos, con el arzobispo de Oviedo como diana.

Con una realización del programa muy profesional, en un formato y género mixto –narración, entrevistas, personalización-, testimonial explicativo. Afirmaciones de testimonios de personas, que merecen todo el respeto, incluso la conmiseración, alucinantes por cómo sintetizan los tópicos sobre la Iglesia en el imaginario popular, Iglesia de buenos y malos, jerarquía contra religiosas dedicadas a los pobres, sesgos cognitivos. La precisión la dan los abogados de los miembros de Lumen Dei que han sido comisariados, conocimiento expertos. Ausencia completa de versiones de la diócesis, una escena de seguimiento-acompañamiento-acoso de preguntas del arzobispo que no voy a calificar.

En resumen, habrá que espera a ver la repercusión de este programa, bastante viralizado por lo que puedo ver en las redes.

Y ahora voy a dar un paso más. Por algunos datos de contexto del momento en el que se ha emitido este programa contra Sanz Montes, por las personas implicadas, y por no solo el qui prodest tan latino, ¿existe una estrategia de desestabilización de determinadas provincias eclesiásticas? 

Como diría José María García, el rey de la noche, “Ojo al dato”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes