Opinión

Lo que pasó en Codavonga

Juan Antonio Martínez Camino.
photo_camera Juan Antonio Martínez Camino.

Covadonga está de celebración y la Iglesia en Asturias, volcada en los actos de la novena a la Santina con predicadores episcopales de lujo.

Previo a este ciclo litúrgico se ha celebrado un curso de verano en La Granda, que concluyó con una misa en la Cueva santa, presidida por el cardenal Rouco Varela, y una interesante conferencia del catedrático de Medieval de la Universidad de Cádiz, Rafael Sánchez Saus.

Un curso dirigido por el aún obispo auxiliar de Madrid, monseñor Juan Antonio Martínez Camino, y en el que han participado destacados medievalistas.

La conferencia de Sánchez Saus merece una atenta lectura. Primero, por las iniciales páginas dedicada la sentido de la historia, a la filosofía de la historia y a la también teología de la historia. Y segundo, por la narración e interpretación de la batalla de Covandoga y la creación de la monarquía asturiana desde las crónicas iniciales a los debates historiográficos del momento.

Pero me fijaré en las conclusiones finales a las que aboca su conferencia, que fue de cierre de unas intensas jornadas académicos-espirituales. Y a la que asistió, entre otros, el arzobispo de Oviedo, monseñor Jesús Sanz Montes, y el obispo de Lugo, monseñor Alfonso Carrasco Rouco.

Dijo el profesor Sánchez Saus, que “hoy estamos ante otra nueva fase de la reinterpretación de sentido de Covadonga en clave reductora e incluso negacionista. Las interesantísimas actas del Simposio celebrado en Covadonga en octubre de 2001, organizado por el área de Historia Medieval de la Universidad de Oviedo, reflejan perfectamente ese intento y las resistencias que a ello se oponían desde posiciones científicas y académicas muy sólidas”.

La crisis de España como nación, en el marco de la crisis del sentido de nuestra historia ¿afectará a la comprensión de nuestro pasado por parte de las nuevas generaciones? Cuando se estudian las crónicas iniciales de Covadonga, el paso del sentido providencial de salvación de un pueblo al de configuración de una nación con una misión, ¿entenderemos de lo que hablamos?

Concluye el profesor Sánchez Saus: “Las ideas hoy dominantes, influidas por las sucesivas leyes de Memoria Histórica que imponen una completa reinterpretación del pasado de España, no sólo de los cuarenta años de franquismo, dejarán su huella, pero también pasarán. También hoy esperamos, como los monjes que escribieron la Crónica Profética hace casi doce siglos la Restauratio Hispaniae, y con ella una nueva interpretación del sentido de la historia de Covadonga y de España que permita enlazar legítimamente con lo que los hombres del alto medievo hispano descubrieron con enorme alegría y confianza: que Dios no abandona a su pueblo ni traiciona su alianza”.             

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo