Opinión

El informe de Forumlibertas sobre la pederastia

Sacerdotes.
photo_camera Sacerdotes.

Forumlibertas.com, producto intelectual de Josep Miró i Ardèvol, acaba de publicar un informe demoledor titulado “La Iglesia como chivo expiatorio y el ocultamiento de la pederastia”.

Invito al lector a leer el informe completo que está en la web del citado portal. Solo me voy a permitir entresacar algunas ideas finales, conclusivas, casi en forma de titulares, sobre las verdades de las que habla este informe y a las que no estamos acostumbrados. Cito literalmente el Informe.

- “Los diversos informes sobre la pederastia se han concentrado solo en la Iglesia católica, a pesar de que los datos señalan que, en su caso, estos solo corresponden a una ínfima minoría de los casos producidos. La cuestión es por qué se sitúa solo el foco en esta institución para indagar un grave delito. Este hecho por sí solo manifiesta un señalamiento interesado, que puede ser interpretado como el fomento de un delito de odio, al vincular exclusivamente católicos-pederastia.     

- Los primeros informes se iniciaron hace 30 años y durante tres décadas se han dedicado a lo mismo, en diversos casos con reiteración, pero nunca han acudido a indagar el problema de la pederastia en el conjunto de la sociedad o en otros grupos de evidencias mucho más destacadas.

- Muchos informes para acumular casos se han remontado a los años cincuenta y sesenta, que poco tienen que ver con el actual siglo. En otros casos, a partir de unas observaciones parciales se han proyectado los resultados sobre el conjunto de sacerdotes, en otros -como el diario El País– se han incorporado presuntos casos fruto de denuncias anónimas. Ninguno de estos informes, que han tenido amplia resonancia mediática, tienen utilidad desde el punto de vista judicial, o como mucho solo alguna de sus partes. Son, eso sí, documentos de uso político y mediático.

- En la mayoría de los casos se mezcla todo y se suma. Porque lo importante es la suma y su proyección. No se da una clara diferenciación entre lo que son muestras de afecto, más o menos adecuadas, con prácticas de abuso o violaciones. Es necesaria una exacta jerarquización del delito para saber de lo que se está hablando, y eso no solo referido a los casos del chivo expiatorio, sino a todos.

Constatados todos estos hechos, lo inexplicable es la reducida capacidad de la institución eclesial católica para salir de debajo del foco y reclamar justicia. Si ni siquiera sabe reclamar justicia para sus obispos, sacerdotes y religiosos, y los católicos en general, ¿cómo se puede pensar que mantiene realmente esa capacidad por hechos más lejanos a sí misma?

Demasiadas instituciones y autoridades eclesiales han actuado, de hecho, todavía lo hacen, siguiendo, involuntariamente, pero siguiéndolo, el papel que el guión de este relato contra la Iglesia les ha asignado. Las comisiones eclesiales para tratar el tema, sin al mismo tiempo reclamar enérgica y persistentemente de las autoridades, comisiones para indagar el delito de pederastia en su totalidad, son un error de dimensión histórica. La voz de la denuncia profética contra el abuso de la infancia todavía debe hacerse oír.

En lugar de reclamar de la sociedad y de las instituciones públicas un abordaje completo y a fondo de la pederastia, lo que hacen es insistir en su protagonismo en esta materia. Esta vía no solo perjudica a la propia institución, sino que además contribuye, aunque no sea su voluntad, a mantener el ocultamiento de este mal social a base de seguir haciendo de chivo expiatorio”.

Hasta aquí la cita literal. Lean por favor el Informe.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?