Opinión

El dolor de san Pablo VI

San Pablo VI.
photo_camera San Pablo VI.

Con motivo de la canonización de Pablo VI he recuperado un pequeño e interesante libro de Mariano Fazio, titulado “Beato Pablo VI. Gobernar desde el dolor”.

La tesis de don Mariano, fino analista, historiador de los Papas contemporáneos y de las ideas también contemporáneas, es que Pablo VI gobernó la Iglesia desde el dolor.

El mismo Papa, pocos meses después de ser elegido, escribía: “Me tengo que dar cuenta que esto es un Getsemaní, en el que debo permanecer todo lo que queda de mi vida terrena: el sufrimiento de Cristo es mío… Quizá el sufrimiento –y Tú solo o deberías conocer, oh Señor- valdrá más que la palabra, que la acción”.

A lo largo de las páginas de este interesante libro, síntesis de la vida y el pensamiento del Papa Montini, el autor va desgranando las causas de ese dolor. Y las explica con claridad.

Todo parecía anunciar que, a partir de aquellas fechas de eclosión conciliar, se viviría una nueva primavera de la fe. Los magníficos documentos del Vaticano II hablaban a la Iglesia y al mundo con fuerza y esperanza. Pero, “en realidad, dice nuestro autor, llegó un largo invierno, frío como la guerra no declarada entre las dos superpotencias de entonces, los Estados Unidos y la Unión Soviética”.

Añade más adelante sobre Pablo VI: “No esquivó las responsabilidades, y enfrentó la complejidad de los problemas que se le presentaban con serenidad de ánimo, basado en su profunda fe. Pero esa fe no le quitaba una expresión de preocupación y de dolor en su rostro. Si la santidad consiste en al identificación con Cristo, necesariamente hay que pasar por la cruz. Pablo VI se encontró con la cruz y la abrazó”.

Es interesante analizar cómo el Papa del diálogo y de la alegría se empeñó a fondo en una pedagogía del diálogo y la alegría dentro de la Iglesia y para con el mundo.

Y, un dato último de su vida: cómo el santo Montini afrontó dentro de la Iglesia que fuera nombrado pro-secretario de Estado con Tardini, que no fueran creados cardenales y, por último, el final abrupto de su alejamiento de la curia. Y el hecho de que Pío XII se fuera a la tumbar sin haberle nombrado cardenal, lo que era muy comentado entre los milaneses.

Dice don Mariano Fazio que “lamentablemente no faltan en la historia de la Iglesia, junto a las luces de la santidad de vida de tantos de sus hijos, las sombras de las intrigas, calumnias y envidias de los ambientes eclesiásticos, a veces demasiado cerrados”.  

Sin duda, una de las causas de ese dolor.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes