Opinión

Don Antonio se va en plena forma

El cardenal Antonio Cañizares.
photo_camera El cardenal Antonio Cañizares.

Se despide don Antonio Cañizares de su querida Valencia en plena forma. Y si no, fíjense en lo que dice no solo sobre la última Asamblea Plenaria de la Conferencia en su carta pastoral de esta semana, titulada “La Conferencia Episcopal Española, esperanza”.

Comienza don Antonio afirmando que “la semana pasada se inició y concluyó la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española. Transcurrió sin ruido mediático. Pero fue muy importante, aunque los medios no le diesen el lugar ni el relieve que cabría esperar”.

Menos mal que transcurrió sin ruido mediático.

Aprovecha para ofrecer las razones de la importancia de esa Plenaria. La primera, el catecismo de adultos, que califica de “espléndido”.

E inmediatamente se refiere a “otro gran documento que la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal aprobó fue el que lleva por título: “PERSONA, FAMILIA, SOCIEDAD”, que de forma no reactiva, sino como respuesta iluminadora ante la gravísima situación social, cultural y política que vivimos en España y Occidente hemos ofrecido como servicio al mundo de hoy; va a la raíz de las patologías que nos aquejan y ofrece luz que puede ser asumida y acogida por todo”.

Que conste, querido don Antonio, que estamos esperando ese documento como agua de enero, por no decir mayo y mentar a las constelaciones.

No acabo de entender por qué un documento que se ha aprobado en la Plenaria, entendemos que se ha aprobado el texto no el proyecto, tan relevante, con tanta incidencia social, según se nos dice, a la altura de los grandes documentos de la CEE como “Testigos del Dios Vivo”, “Constructores de la paz”, “Católicos y Vida Pública” o “La verdad os hará libres” tarda tanto en presentarse.

Doctores tiene la Santa Madre Iglesia en la calle Añastro.

Pero seguimos con las reflexiones y propuestas de don Antonio. Afirma que lo que está pasando en España es muy grave. “Las medidas – especifica- que se están adoptando como la aprobación de multitud de formas de familia, o de uniones que se denominan “familia”, la ley Trans, la normativa escolar (relativismo puro y destructor), lo que está haciéndose con las instituciones jurídicas o con la democracia y tantas otras cosas que están poniendo a España al borde del caos y del abismo”.

“España al borde del caso y del abismo”, un titular que me apunto.

Se pregunta, “¿todos callados?” Y a renglón seguido añade un propuesta, “que no pude decir en la Asamblea, porque me tenía que venir a Valencia”.

He aquí la idea de don Antonio Cañizares: “¿Por qué no llevamos a cabo en toda España, en todos los pueblos, en todos los ámbitos una gran misión popular, centrada en aspectos fundamentales, la verdad de la fe y la verdad del hombre, con nuevo estilo destinada a reavivar la urdimbre de las personas, -su núcleo, de las instituciones, también de la Iglesia, y renovar nuestra Iglesia y nuestra sociedad en la que vivimos? ¿No nos hace falta una renovación a fondo?”.

 Me da que don Antonio, gracias a Dios, no se nos va a ir. Se va a quedar con su palabra. ¡Adelante!

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?