Opinión

La desapercibida Nota de los obispos

Objección de conciencia de la eutanasia.
photo_camera Objección de conciencia de la eutanasia.

Sería un absurdo, un contrasentido, un sindiós, pensar que los obispos hacen todo lo posible para que lo que producen no se supiera, no tuviera repercusión, para que nadie se enterara, no vaya a ser que se arme la de san Quintín y entonces haya que salir al paso.

Ha ocurrido con la “Nota doctrinal sobre la objeción de conciencia. “Para la libertad nos ha liberado Cristo” (Gal 5, 1)” de hace unos días, publicada después de la Comisión Permanente.

No alcanzo a saber cómo se hizo pública, si se envió a los medios o se colgó en la página web, o se montó un festival para presentarla. Pero lo que está claro es que, excepto un par de tuits y algún comentario más en Facebook, ni sombra de su existencia.

Cuando me acerqué al texto, lo primero que pensé es qué es lo que ahora, a la altura del mes de marzo del 2022, les habría llevado a los obispos a escribir sobre la libertad y la conciencia. Entiendo que la ley de eutanasia, la modificación del aborto que viene y las leyes antropológicas que afectan a la educación y a las instituciones educativas. Todo ese conjunto necesitaba de una oportuna respuesta.

Pero cuando me he metido en este texto, no excesivamente largo, cargado de citas, me he encontrado una magnífica síntesis del magisterio de la Iglesia sobre la libertad, sobre la conciencia, sobre la objeción de conciencia, sobre el papel del Estado, sobre las imposiciones ideológicas, sobre la configuración de una adecuada democracia, sobre la orientación de la conciencia, sobre la respuesta de los católicos…

Es decir, si traducimos lo dicho de lo general a lo particular y descendemos del mundo de las idea al mundo-vida de la España de hoy, es el más serio aviso que los obispos españoles le han dado al Gobierno y a su “ethos”, al proyecto de configuración de esta sociedad desde la ideología que se impone a través de las leyes.

Con razón la calificó en su post de Facebook la catedrática de Derecho Público Eclesiástico de la Universidad de Salamanca, Lourdes Ruano, como de Importante y destacó algunos de los párrafos, a su entender, claves por lo que a las tesis del documento se refiere.

A saber:

“La neutralidad exigida en materia religiosa se extiende a las opciones morales que se debaten en la sociedad. Cuando el poder se sirve de los medios de los que dispone para difundir una determinada concepción del ser humano o de la vida, se está extralimitando en sus funciones”. “El ciudadano tiene obligación en conciencia de no seguir las prescripciones de las autoridades civiles cuando estos preceptos son contrarios a las exigencias del orden moral, a los derechos fundamentales de las personas o a las enseñanzas del Evangelio”.

La objeción de conciencia "no es una concesión del poder, sino un derecho pre-político, consecuencia directa del reconocimiento de la libertad religiosa, de pensamiento y de conciencia. Por ello, el Estado no debe restringirlo o minimizarlo con el pretexto de garantizar el acceso de las personas a ciertas prácticas reconocidas legalmente, y presentarlo como un atentado contra “los derechos” de los demás. Una justa regulación de la objeción de conciencia exige que se garantice que aquellos que recurren a ella no serán objeto de discriminación social o laboral”.

“Los católicos estamos absolutamente obligados a objetar en aquellas acciones que, estando aprobadas por las leyes, tengan como consecuencia la eliminación de una vida humana en su comienzo o en su término: El aborto y la eutanasia son crímenes que ninguna ley humana puede pretender legitimar. Leyes de este tipo no solo no crean ninguna obligación de conciencia, sino que por el contrario, establecen una grave y precisa obligación de oponerse a ellas mediante la objeción de conciencia”.

No sigo. Merece la pena leer el documento. Les dejo, por si acaso no lo encuentran fácilmente, el link en el que está: https://www.conferenciaepiscopal.es/nota-doctrinal-sobre-la-objecion-de-conciencia/

Por cierto, no voy a hacer ningún comentario al vídeo con el que se pretende presentar esta Nota. Aunque me muero de ganas.  

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes