Opinión

El cardenal Lacunza

El neo cardenal José Luis Lacunza, Agustino Recoleto, y oriundo de Pamplona, obispo de David, ha estado en Pamplona para descansar unos días con su familia. En una interesante entrevista en el “El Diario de Navarra”, firmada por Íñigo Salvoch, nos ofrece algunas claves del Pontificado del Papa Francisco y algunos datos de su relación con el Papa, que no deben pasar inadvertidos.

Preguntado por lo que ha cambiado en la Iglesia desde la elección del nuevo Papa, el cardenal afirma que Francisco “quiere una Iglesia que ponga en el centro a pobres, marginados y excluidos. Para poder entender lo que el Papa Francisco está haciendo hay que mirar un poco hacia atrás: a la vida, la historia y el modus operandi de la Iglesia en América Latina. Lo que el Papa está proponiendo no es sino lo que la Iglesia de América Latina planteó en el documento conclusivo de la Conferencia de Aparecida (2007) y que ya venía defendiendo desde Medellín (1968): La opción preferencial por los pobres, la Iglesia misionera, la Iglesia abierta y en salida, los pastores que no sean administrativos... Ahí está la clave de lo que está haciendo el Papa Francisco, no sólo aplicado a América Latina sino a la misma curia vaticana”.

Monseñor Lacunza, que lleva 44 años en Panamá, confiesa que conoció al Papa “en el Consejo Episcopal Latinoamericano y en la Conferencia de Aparecida. Nos tocó encontrarnos y vernos. A mí me ha sorprendido mucho el Papa Francisco sobre lo que yo conocía del cardenal Bergoglio. Daba la impresión de ser un hombre muy tímido, muy en la sombra, que no perseguía ningún tipo de aparición, daba la sensación de buscar siempre el segundo plano, era muy poco dado a interactuar. Como Papa ha cambiado por completo, es un hombre extrovertido, accesible, que pierde el tiempo con la gente en el buen sentido de la palabra”.

El que fuera presidente de la Conferencia Episcopal de Panamá habló también sobre los temas del aborto, la familia, la economía y política. Parte del supuesto de que “la Iglesia, hoy como ayer, tiene todo el derecho a dar su opinión en los asuntos no sólo estrictamente religiosos, sino también los humanos. Todo lo humano es parte de la Iglesia. Por eso, la Iglesia tiene derecho a dar su opinión desde la fe y desde el Evangelio a todas las cuestiones que afectan al ser humano, ya sean cuestiones políticas, económicas...”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes