Opinión

El camino de los Carmelitas

Los carmelitas, la Orden del Carmelo Descalzo, están viviendo su “Kairós”, su tiempo oportuno y no sólo por este magnífico Año Teresiano que nos ha inundado de novedades editoriales. Acaban de elegir a su superior general, el P. Saverio Cannistrà, bueno, de reelegir, en una reunión celebrada, no podía ser menos, en la Ávila teresiana. El Capítulo General ha aprobado además un documento titulado con el también teresiano “¡Es tiempo de caminar!”, que ofrece algunas interesantes pautas del futuro de esta apreciada Orden.

Pero, ¿cuántos son los carmelitas hoy en el mundo? Según los datos ofrecidos por la Oficina de Información de la Orden en España, en 21014, 4021 religiosos y 10.000 monjas, repartidos, los religiosos, así: 484 en África: 516 en América Latina; 172 en América de Norte; 1316 en Asia; 1484 en Europa; y 49 en Medio Oriente.

Respecto al 2009, la Orden ha crecido en conjunto en 49 miembros, es decir, un  1,23 % de incremento. Por regiones geográficas hemos tenido los siguientes cambios: Europa ha disminuido en 132 religiosos, un -8,17 %; Asia ha crecido en 95 unidades, un 7,78 %; América Latina ha disminuido en 13, un -2,45 %; África ha aumentado en 114, un +30,81 %; América del Norte ha disminuido en 4, un -2,27 %; y el Medio Oriente ha disminuido en 11 unidades, un -18,33 %.

Europa comprende el 36,9 % del total de los miembros de la Orden; Asia el 32,7 %; América Latina el 12,8 %; África el 23,7 %; América del Norte el 4,2 %; Medio Oriente el 1,4 %. Impresiona el crecimiento de África en términos absolutos.

Por lo que toca a los religiosos novicios, en proceso de formación, Asia comprende el 49 %; África el 23,7 %; Europa el 12,6 %; América Latina el 12,4 %; América del Norte el 1,5 %; el Medio Oriente el 0,8 %.

En la franja de la formación, todas las regiones, salvo África, bajan. Se registra una leve tendencia de subida en Asia en los últimos dos años y en América Latina en el 2014. El porcentaje de decrecimiento de miembros en Europa es de cerca del 8 % en seis años, pero en el caso de la formación llega casi al 23 %.

Hay que agradecer, sin duda, a la Familia Carmelitana el servicio que están haciendo a la Iglesia, su cercanía a las personas, y la humildad y sencillez con la que acompañan, desde el carisma del Carmelo, al Pueblo de Dios. La relevancia que dan a la vida espiritual, a la vida en el Espíritu, a la piedad, es su diamante en bruto. Que Santa Teresa de Jesús les siga iluminando. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes