Opinión

Algo grave pasa con los jóvenes

Imagen del artículo. Foto Antonio Guillem.
photo_camera Imagen del artículo. Foto Antonio Guillem.

Hace unos días se presentó en España, sin mucha repercusión mediática por cierto, el Informe de “La Generación Conectada”, fruto de la colaboración entre World Vision y Barna Group. Es decir, dos instituciones del ámbito protestante norteamericano, cuya presencia en España, -doy fe de ello-, a veces parece más católica que no pocas de las católicas.  

Este estudio se considera uno de las investigaciones globales más significativas sobre el papel de la fe para las nuevas generaciones, su percepción de la Iglesia y de cuestiones relacionadas con la justicia social y la transformación humana.

Para la fiabilidad de los resultados se ha tenido la siguiente base metodológica: 15.369 personas de entre 18 y 35 años encuestadas, en 25 países y nueve idiomas. Investigación cuantitativa, visualizaciones de datos y guías de campo.

Enumero algunas de las conclusiones:

Conectados pero solos. A pesar de ser una generación hiperconectada y de mentalidad global, muchos adultos jóvenes dicen que se sienten solos. El 57% de los encuestados de entre 18 y 35 años se sienten conectados con las personas de todo el mundo, pero solo uno de cada tres (33%) dice que se sienten profundamente atendidos por quienes los rodean. En España este porcentaje desciende hasta el 26%.

Interés en marcar la diferencia. Más de las tres cuartas partes (77%) dicen que les importa lo que ocurre en el mundo. Cuando los adultos jóvenes se involucran con una comunidad religiosa, buscan adquirir una enseñanza identitaria, oportunidades para luchar contra la injusticia y amigos para unirse a ellos. A nivel global, casi la mitad de esta generación se implica de un modo u otro en causas que les preocupan. Cuando hablamos de voluntariado el porcentaje global es del 30% mientras que en España solo alcanza el 19%.

 Apertura espiritual. Los datos globales reflejan que hay una apertura general hacia la espiritualidad y la religión, incluido el cristianismo; más de la mitad de los encuestados, de entre 18 y 35 años, sienten que la religión es buena para las personas y la sociedad. Los datos en España reflejan una clara polarización: el 46% considera que la religión es buena para las personas mientras que el 31 % indica que la religión es mala para las personas. Un 41% que es buena para la sociedad y un 35% que es perjudicial para la sociedad.

 Época de ansiedad. La preocupación y la inseguridad, a menudo ligadas a la economía y la vocación, son predominantes. Cuatro de cada 10 adultos jóvenes sufren ansiedad ante decisiones importantes, se sienten inseguros sobre el futuro o tienen miedo al fracaso (40% cada uno). En España el 31% de los encuestados siente ansiedad a la hora de tomar decisiones importantes. El porcentaje de quienes se sienten inseguros sobre su futuro es del 40%, similar a los resultados globales. El miedo al fracaso alcanza el 41% entre los jóvenes españoles, un punto más que a nivel global.

Datos que dan que pensar.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?