Opinión

Toledo está de moda

En la conversación se palpa aún el efecto don Marcelo en el clero de la Primada y, en particular, en la biografía del nuevo obispo. "A mí me llamó, señala, el cardenal Marcelo González Martín y después de cinco años de cura me dijo: "Te envío a Roma para estudiar Historia y Archivos". Yo le dije que eso no me gustaba, que prefería Sagrada Escritura o Teología. Pero luego me he encontrado muy a gusto estudiando y explicando Historia y trabajando en un archivo. Siempre pensé que lo mío era ser cura de un pueblo pequeño, pero el obispo te va marcando los caminos que necesita la Iglesia".

Son varias las confidencias de monseñor Fernández Collado sobre los temas del presente, sobre los obispos con los que ha tenido relación en su diócesis, sobre la liturgia hispánica, de la que es un gran promotor. De las vocaciones sacerdotales, señala que "en Toledo hay unos 70 seminaristas mayores y son casi todos de la diócesis; sí hay menos de otros lugares. En total tenemos 550 sacerdotes en la diócesis, y otros 150 en misiones, Moyabamba, y en otros servicios; en Roma, en las Congregaciones".

Sorprende en la entrevista alguna contestación sobre la rumorología que, en estos tiempos, está tan ardiente como el calor que aprieta la tierra de los cigarrales. En el contexto de los cambios en el futuro de la Iglesia en España hace una radiografía de monseñor Braulio Rodríguez Plaza, a quien auxiliará con el ejercicio del ministerio episcopal. Dice el neo epíscopo toledano: "Y creo que don Braulio va a ser un grandísimo arzobispo por su preparación, por su formación, su cercanía a la gente, su espiritualidad, su manera de actuar centrándose en lo esencial. A don Braulio no le gusta tanto salir en al prensa, pero le gusta estar cerca de la gente. Es un hombre de Dios, es cercano, es prudente y muy entregado a l diócesis como pastor, como obispo, no tiene tiempo libre, siempre con le teléfono abierto".

De su vida espiritual, recuerda a las personas que le han marcado: "Hay cuatro beatos que han comarcado mi caminar: beato Carlos de Foucauld: su espiritualidad me ha ayudado mucho; otro es Juan Pablo II, que pronto será santo; un sacerdote que murió en la guerra civil española, don Domingo, que fue cura de mi pueblo, y Ricardo Pla. A ellos me encomiendo y me ayudan". Del Papa Francisco apunta que "es muy luminoso, es sencillo, humilde y claro; su postura, su manera de actuar es ya una predicación del Evangelio".

Toledo está de moda, al menos, en lo que respecta a su nuevo obispo auxiliar.

José Francisco Serrano Ocejajfsoc@ono.com

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?