Opinión

Inauguración de curso en San Dámaso

Lo dijo el Rector, el teólogo Javier Prades, se necesita el nuevo edifico de Investigación y Biblioteca, porque los números crecen y se ocupa el espacio, el tiempo y la ciencia, que tiene que ver con la forma de entender el tiempo y llenar el espacio.

Allí, en la presidencia, estaban el cardenal Rouco, Gran Canciller, haciendo confidencias al Bibliotecario de la Santa Madre Iglesia, el, hoy por hoy, arzobispo Jean-Louis Bruguès, con quien el titular de la Iglesia en Madrid se palpa que tiene química. No en vano se dice que la Universidad San Dámaso no sería tal si no llega a ser por monseñor Bruguès. En la mesa, el Rector de San Dámaso; el flamante nuevo Secretario General de la Universidad, profesor Santiago García Acuña, que se estrenaba en ese momento.

Pero la noticia estuvo en la soltura con la que intervinieron los representantes de las instituciones civiles del Estado, el recién también estrenado Jorge Sainz, Director General de Universidades, que hizo un alegato de las Universidades de la Iglesia de libro; y, cómo no, la Consejera de Educación del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, que arrancó por tres veces los aplausos del público asistente gracias a su soltura y donaire intelectual. Se refirió al papel de la teología en las Universidades europeas, alemanas para más datos, y a su contribución a la sociedad civil.

Allí estaban atentos, muy atentos, los rectores de las Universidades Pontificias de Salamanca y Comillas, el de la San Pablo CEU, el de la UDIMA, la rectora de la Universidad Católica de Ávila, y un nutrido grupo de decanos, entre los que destacaba el de la Facultad de Teología de Cataluña. También acudió al acto el Presidente de la Real Academia de Ciencias mórales y Políticas, Marcelino Oreja, y el Presidente de la COPE, Fernando Jiménez Barriocanal, entre otros. Y no digamos nada de la representación episcopal. Los arzobispos de Toledo, Sevilla, los obispos de la provincia eclesiástica, el de Córdoba, entre otros.

Resumo los datos más novedosos, por eso de que la noticia está en el texto de la intervención de Javier Prades, y no sólo en el contexto: El comienzo del nuevo Bienio de Licenciatura en Teología, en la especialidad de Sagrada Escritura; un nuevo Plan de estudios de la Facultad de Filosofía, de acuerdo a la normativa emanada por la Congregación para la Educación Católica; la revista Ius communionis, de Derecho Canónico. Y la noticia de la renovación del Instituto Superior de Ciencias Religiosas que se ha unido con el mítico Instituto de Teología a distancia San Agustín. Y esta unión, sí que es simbólica. El cardenal García Gasco quiso que cuando él falleciera el Instituto de Teología por él fundado dependiera de lo que determinara el arzobispo de Madrid. Y así se ha hecho.

José Francisco Serrano Oceja[email protected]

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?