Opinión

La Acción Católica

Alguien se preguntará cómo es posible que sea la segunda Asamblea, cuando la historia de la Acción Católica tiene un largo recorrido en la vida de la Iglesia, pre y postconciliar. Se trata de la segunda Asamblea de la, podría denominarse, unificación de la Acción Católica en España desde, en palabras de Higinio Junquera, recién reeligido presidente, refundación en Cheste. Han participado miembros de 45 diócesis españolas, de diversas edades, la que se ha denominado "primera generación" de la ACG.

Es posible que cuantitativamente la actual Acción Católica no tenga una relevancia significativa en la acción de la Iglesia. Sin embargo, cualitativamente representa un testimonio de continuidad de lo que supuso un momento en el que los fieles laicos, los seglares, ofrecían una respuesta a los retos de la modernidad y a sus efectos en las sociedades seculares. La historia de la Acción Católica en España es compleja. Ahora presenta un rostro de centralidad cristocéntrica y de plena comunión con la Iglesia, alejado de nostalgias y de problematicidades, y muy en la línea del actual pontificado.

Muestra de ello son las conclusiones que se han hecho públicas, de las que destacamos: Cultivar una espiritualidad apostólica centrada en nuestra raíz: Cristo, haciendo una opción preferencial por los pobres y los que sufren; Favorecer la experiencia de encuentro personal y comunitario con el Señor desde la oración, los Sacramentos y nuestra presencia viva en medio del mundo; Impulsar el compromiso evangelizador en el entorno social en el que está inmersa la parroquia, cuidando que los alejados, empobrecidos y los que sufren sean el centro de su actividad pastoral; Finalizar la elaboración de los itinerarios formativos y el material para acompañantes, ponerlos en marcha y darlos a conocer; e pulsar el compromiso corresponsable de sostenimiento de la organización parroquial, diocesana y general, mediante la Comunión Cristiana de Bienes y la disponibilidad personal para asumir las tareas.

Como nota curiosa, las referencias que el arzobispo de Madrid, cardenal Rouco hiciera en el discurso inaugural a su biografía como miembro de la Acción Católica. Confesó que "yo pertenezco al lío de la Acción Católica desde que era niño, aspirante de la Acción Católica" y recordó la peregrinación a Santiago de Compostela de los jóvenes en el año 1948, convocada por el ya venerable Manuel Aparici.

José Francisco Serrano Ocejajfsoc@ono.com

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes