Opinión

La educación especial hoy

Plataforma Educación Inclusiva SÍ, especial también
photo_camera Plataforma Educación Inclusiva SÍ, especial también

Conozco un colegio de educación especial con 300 alumnos y muchas dificultades para seguir adelante en este nuevo curso, que no «nueva normalidad». Ahora se añadirán los causados por la nueva Ley de Educación, Lomloe, preparada por Isabel Celáa, para modernizar el sistema educativo «tan antiguo» como la Lomce, aprobada en 2013. Los padres de estos alumnos tienen experiencia del difícil proceso de educar a sus hijos. Primero porque no suelen aparecer síntomas hasta los 2 o 3 años, y a veces hasta más tarde. Les cuesta acepar que su hijo tiene disminuidas sus capacidades intelectuales, la dificultad para leer, la asimilación de información y otras varias.

Muchos padres han probado llevarles a un colegio normal, con alumnos sin discapacidad pensado que así desarrollarán mejor sus capacidades limitadas -a veces siguiendo la propaganda del Ministerio-, pero han comprobado con realismo no exento de pena que no pueden seguir el curso normal de los otros, que se retraen, que sufren a veces acoso… Por fin se convencen de que ese hijo necesita una educación especial, y cuesta encontrar una escuela preparada para esto alumnos.

Cuando la encuentran empiezan a salir del agobio y comprueban el progreso lento aunque seguro de su hijo. Estos alumnos pueden estudiar allí la secundaria aunque sea con lentitud, tienen tutores específicamente preparados, y se ven en el centro que es normal para ellos. Se integran bien y olvidan las dificultades encontradas en las «escuelas normales». Otros siguen un módulo de mecánica, jardinería, ebanistería, etcétera. De este modo pasados los veinte años pueden incorporarse a un trabajo o incluso hacer una carrera universitaria, admitiendo que les costará más años que al esto.

¿Saben esto en los despachos del Ministerio de Educación? ¿Conoce de cerca estas experiencias y dificultades la ministra Isabel Celáa? ¿Por qué quieren asfixiar ahora la educación especial? ¿Llegan a vislumbrar algo sobre las necesidades afectivas y religiosas de estos alumnos? ¿Les interesa algo o les ciega la ideología?, ¿Qué pretende con esa nueva Ley de Educación? ¿No será un progreso hacia atrás?

Los padres ya no se asombran de estas maniobras oficiales de descarte en una sociedad cuyos dirigentes ocultan a los especiales -aunque parezca lo contrario-, a los enfermos graves, e incluso a los muertos.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?