Opinión

Un Avemaría en un Ayuntamiento

Paula Badanell.
photo_camera Paula Badanell.

Viral se ha hecho la intervención de Paula Badanelli, portavoz de Vox en el pleno del Ayuntamiento de Córdoba, sobre la libertad para hablar en la calle frente a las clínicas abortistas a las mujeres que acuden con intención de abortar. Intención es la palabra, no ánimo pues no lo hacen con alegría, y tampoco deseo porque se ven forzadas por su entorno, y engañadas por una ley que lo establece como un derecho, y también por la atmósfera social que acepta el aborto como un mal menor. Pero se trata de un mal mayor, que es quitar la vida de una criatura inocente, algo irreparable, y de asumir un peso insoportable por parte de la madre que aborta a su hijo.

A favor de la vida

La portavoz recuerda que la presencia de grupos Pro Vida (el nombre lo dice todo) ayudan a las que entran y a las que salen, porque algunas salen destrozadas y reciben el mismo abrazo que hubieran recibido a la entrada. Porque las personas que están allí van a dar amor y dar apoyo, para que ninguna mujer, ninguna mujer, tenga jamás que tomar una decisión tan dura, sin poder ejercer el derecho de su libertad. Y libertad es decidir pudiendo elegir. Hay que dar soluciones, hay que dar apoyo a esas mujeres, hay que darles recursos, pero no darlas la solución que en teoría es la más fácil y que puede destrozarles la vida, que es acabar con la vida de un inocente. Que ustedes llamen progreso a aniquilar una vida inocente, es tristísimo que tengamos que oírlo en este salón de plenos.

Y mire usted, yo rezo por las mujeres que abortan, para que Dios les ayuden a superarlo; rezo por las que van a abortar para que Dios les enseñe el camino que de verdad que las va a llevar a la felicidad y a la paz de conciencia, y no el camino más fácil que ellos llaman quitar el problema de encima; y rezo por los médicos y las enfermeras, y por todos los que participan en eso que para nosotros es una auténtica barbaridad, que es acabar con una vida humana.

Rezar donde y cuando me da la gana

Y continúa: Lo pienso seguir haciendo en el ejercicio de mi libertad, y por supuesto que se reza donde a uno le da la gana, ¡hasta ahí podíamos llegar! Es más se reza por lo que a uno le da la gana, no por lo que usted me diga; es más, yo voy a acabar mi intervención rezando un Avemaría para acompañar a las señoras que están en estos momentos rezando a la puerta de los abortorios, y para que Dios ayude en este momento a las mujeres que tienen en mente en este momento acabar con la vida de sus hijos.

Dios te salve, María, 
llena eres de gracia;
el Señor es contigo.
Bendita Tú eres 
entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. 
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

Hace unos días, el Congreso ha apoyado una proposición de ley impulsada por el PSOE pidiendo que la presencia de los Pro Vida y los rezos sean catalogadas como delito y penadas con hasta un año de cárcel por acoso. Vox, PP y Cs han rechazado la moción de IU y Podemos en el Ayuntamiento de Córdoba, aunque la formación naranja sí votó a favor de la nueva ley en el Congreso.

Superar los tópicos

Resulta demasiado fácil etiquetar a Paula como super derecha de Vox, porque de este modo se soslaya el debate de fondo, sobre si tiene razón o no en su alegato por la vida y protesta por el intento legal de prohibir a los grupos Pro vida acercarse a menos de trescientos metros de las clínicas abortistas. Los defensores del aborto no hablarán del drama que viven las mujeres antes, en y después de practicarse en aborto, ni las terminales mediáticas de la cultura de la muerte: de algún modo hay que llamarlo, aunque lo de cultura parece un contrasentido o un contradiós como también se dice popularmente para rechazar algo antinatural.

Y es que razón y fe van de la mano:  Benedicto XVI acaba de publicar un libro sobre la identidad y misión de la verdadera Europa de origen cristiano, pues la deriva del laicismo impone una ideología contraria a la religión, cuya víctima principal es la dignidad de las personas. Por ejemplo, al separar sexualidad de procreación se abre la puerta ancha para fabricar hombres al margen del amor, y remover los cimientos del matrimonio.

Por ello escribe que «el movimiento ecologista ha descubierto el límite de lo que se puede hacer y ha reconocido que la naturaleza establece para nosotros una medida que no podemos ignorar» … «También el hombre posee una “naturaleza” que le ha sido dada, y violentarla o negarla conduce a la autodestrucción».

Una vez más se muestra que las leyes contrarias a la ley natural contradicen la realidad personal y social y abocan al suicidio colectivo. Desde hace años muchas voces avisan del suicidio de Europa, causado por las leyes contra la vida (aborto y eutanasia, principalmente), y por el relativismo moral y religioso que deja a hombres y mujeres desnortados, sin capacidad crítica frente a las ideologías destructivas de la razón, de la libertad y de la dignidad humana. Quizá tiene que desaparecer Europa y Occidente para que África signifique un renacer del hombre una esperanza para la humanidad.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?