Opinión

Y Rouco la armó en la Academia

Cardenal Rouco
photo_camera Cardenal Rouco

Me cuenta un académico de  Morales y Políticas, bastante alejado por cierto del mundo eclesial, que hace unos días, en sesión ordinaria, el arzobispo emérito de Madrid, cardenal Rouco Varela, la armó buena en la Academia.

Bueno, no me imagino al cardenal montando un número o un escándalo. La cosa fue más por un encendido debate en el que intervinieron, incluso, académicos que no suelen intervenir con frecuencia. Es decir, consiguió sacar de su letargo a los inmortales del pensamiento.

Al menos, un obispo español es capaz de provocar el debate y animar el diálogo en el mundo de la cultura y del pensamiento. Ya se ve que la libertad de los jubilados no tiene precio. Porque uno de los síntomas más preocupantes hoy de la Iglesia en España es la autorreferencialidad cultural. Se organizan muchos actos, se habla en desayunos, se presentan muchos libros, se montan congresos, convenios, encuentros, para hablar. Pero, siempre los de dentro y siempre los mismos.

La ausencia de la Iglesia en el diálogo público supone la merma, en un debate cultural de fondo, de la posibilidad de que el cristianismo incida en las ideas que se consideran legitimadas y legitimadoras de tendencias. Tenemos el peligro de reducir la imagen del cristianismo a una praxis indiferenciada.  

Por cierto, hablando de las Academias Reales. Está el cardenal Cañizares en la Academia de la Historia. Me dicen que se le echa de menos, que no asiste regularmente a las sesiones y no sabemos que haya tenido una contribución desde hace tiempo.

Y tenemos en la de Morales y Políticas, al cardenal Rouco. Ahí acompañado por don Olegario. Pero no hay ningún eclesiástico en la de la Lengua, ni en la de Jurisprudencia y legislación, creo. Síntoma de…

Por lo que me han contado, el tema del cardenal Rouco era el de siempre, el retorno de la ley natural y los fundamentos prepolíticos del Estado de Derecho. Pero en esta ocasión el cardenal se lanzó a hablar incluso de ecología. Ya se ven los efectos del pontificado del Papa Francisco.

Me cuentan que después de un impecable repaso de la historia del pensamiento jurídico, y de filosofía jurídica, incluso con citas de autores contemporáneos centroeuropeos, se metió en el fregado de los “nuevos derechos”.

Incluso planteó la relación entre la ecología, supervivencia y conservación de la especie, con el tema de lo humano, apuntando hacia la cuestión de la normatividad de la naturaleza y sus referentes en la realidad de ser creatural.

En fin, esperemos que la Academia de Ciencias Morales y Políticas arregle pronto su página web y nos ofrezca el texto del cardenal Rouco, al menos un amplio resumen.

O esperemos a la publicación de los Anales de la Academia para poder escudriñar qué pasó en uno de los lugares más apropiados para que se debatan y se discutan las ideas que rigen la historia.


 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable